Francia podría retirar implantes de mama a miles de francesas

PARIS ( AP). Las autoridades de Salud de Francia recomendaron el viernes que el gobierno pague las cirugías para extirparle a decenas de miles de mujeres un tipo riesgoso de implante de mama de fabricación francesa, una acción sin precedentes que podría tener implicaciones en toda Europa y América del Sur, donde se vendió la misma marca.

El ministro de Salud francés, Xavier Bertrand, dijo que la extirpación colectiva no es no urgente sino "preventiva". Las autoridades sanitarias francesas dijeron que los análisis hechos hasta ahora no han encontrado ninguna relación entre los implantes de gel de silicona fabricados por la compañía francesa ya desaparecida Poly Implant Prothese (PIP) y nueve casos de cáncer entre mujeres que recibieron esta marca de implante.

Sin embargo, en un comunicado, Bertrand dijo que existe un riesgo inusualmente alto de que los implantes puedan romperse y hacer que el gel de silicona se derrame por debajo de la piel.

Más de mil de estos implantes se han roto, de acuerdo con la agencia francesa de salud AFSSAPS, y ocho mujeres con ellos desarrollaron cáncer. Los implantes fueron retirados del mercado el año pasado después que las autoridades francesas descubrieron que la empresa no informó el tipo de silicona utilizado.

Los médicos que estudian los implantes dicen que el riesgo de ruptura es razón suficiente para que todas las mujeres se los quiten y quieren que el gobierno sea el que pague los costos, presumiblemente sólo a las mujeres francesas.

Las autoridades sanitarias en Gran Bretaña _donde incluso hay más mujeres con implantes que en Francia_ dijeron el viernes que por ahora no ven ninguna razón para adoptar medidas similares.

Persiste la interrogante sobre la logística de las cirugías colectivas y los costos finales.

Francois Godineau, un alto funcionario del Servicio Nacional de Salud francés, dijo estimar que las extirpaciones podrían costarle al gobierno unos 60 millones de euros (78 millones de dólares) en momentos en que el país se tambalea al borde de una nueva recesión mientras lucha por dominar la deuda soberana.

Alrededor de 30.000 mujeres en Francia y decenas de miles más en América del Sur, España, Portugal, Italia, Gran Bretaña y otros países europeos han recibido los implantes fabricados por PIP. Esos implantes no se venden en el mercado estadounidense.

Las preocupaciones acerca de los implantes de gel de silicona en general llevaron al gobierno de Estados Unidos a prohibir su uso durante 14 años, que autorizó su regreso al mercado en 2006, después que las investigaciones descartaron posibles nexos entre estos productos con cáncer, lupus y otras inquietudes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes