Gasoductos viejos, peligro latente de explosión

SAN BRUNO, California (AP). La trágica explosión de un gasoducto en un suburbio de San Francisco puso sobre el tapete un problema a menudo ignorado: la expansión de las comunidades en terrenos sobre los que hay gasoductos colocados cuando nadie vivía allí.

Las empresas de servicios públicos generalmente no inspeccionan como corresponde tendidos viejos que pueden registrar filtraciones o erupciones.

Hace poco hubo una explosión de una tubería de la firma PG&E en San Bruno que destruyó varias viviendas y mató a por lo menos cuatro personas.

Las autoridades dicen que la tragedia de California es un ejemplo de los peligros que encaran las comunidades construidas sobre viejos tendidos. El gasoducto que estalló tenía más de 50 años, que es más o menos la expectativa de vida de esas tuberías de acero. Y se encontraba en una zona densamente poblada.

El tramo que estalló fue construido en 1956, cuando había un puñado de casas en el barrio. Es un fenómeno que se repite por todos lados.

"Vamos a tener que analizar esto; hay muchas tuberías que fueron colocadas antes de que hubiese una población densa y ahora esa población está encima de los gasoductos", expresó el vicepresidente de la Junta de Seguridad en el Transporte Christopher Hart.

Hay miles de tuberías en la misma situación y los accidentes son comunes. Las autoridades nacionales registraron 2,840 accidentes importantes desde 1990. En más de un tercio de ellos hubo muertos o heridos.

En el 2002 se aprobó en Estados Unidos una ley que obliga a las empresas a inspeccionar las tuberías que pasan por zonas muy pobladas. En los primeros cinco años se identificaron 3,000 problemas, lo que resalta la precariedad de la red.

Incluso cuando se hallan problemas, las empresas no están obligadas a decir si se han hecho reparaciones, ni cuándo.

Hay además quienes dicen que los gasoductos son planificados en secreto, sin que el público pueda opinar.

La industria niega ser negligente.

"La seguridad es nuestra mayor prioridad y siempre lo será", aseguró Chris Hogan, de la American Gas Association. "Todos los años se gastan miles de millones de dólares para garantizar la seguridad y confiabilidad de la infraestructura de tuberías de gas natural".

Algunos sectores sostienen que las empresas tienen mucha libertad para manejarse por cuenta propia, sin demasiada supervisión del estado.

En países como Estados Unidos, el problema se agrava por las enormes extensiones de tuberías de gas natural. El gobierno calcula que hay más de 3,2 millones de kilómetros (2 millones de millas) de tuberías, capaces de circundar la Tierra 100 veces.

Los peligros aumentan a medida que la red se expande y las tuberías envejecen. Más del 60% de las tuberías de gas tienen al menos 40 años de vida.

La mayoría de ellas son de acero y las más viejas son proclives a la corrosión. Las tuberías más problemáticas son las de hierro fundido. En algunos sitios sobreviven tuberías de madera.

Una queja frecuente es que las empresas no quieren gastar el dinero necesario para prevenir explosiones como la de California.

"(PG&E) Evita esas medidas para mantener sus niveles de ganancias", afirmó Bill Marcus, abogado de California especializado en las tuberías.

PG&E dice que en los últimos años gastó más de 100 millones de dólares en mejoras a su red.

Su presidente, Chris Johns, dijo que la tubería que estalló fue inspeccionada dos veces el año pasado y que no se detectaron problemas.

Un tramo de la tubería conectado al sector que estalló fue construido en 1948 y la propia PG&E lo había considerado peligroso.

El hecho de que se encuentra en una zona urbanizada que no existía cuando se tendieron las tuberías refleja un problema común en todo el país, según los expertos.

"La gente esperaba que ocurriese un desastre de este tipo porque la expansión de la construcción cerca de las tuberías se hizo sin la debida prevención", opinó Paul Blackburn, abogado de Vermillion, Dakota del Sur.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes