Linfocitos personalizados contra infecciones

Los transplantes de médula ósea salvan miles de vidas, pero los pacientes son vulnerables a infecciones virales severas en los meses posteriores, hasta que se activa su nuevo sistema inmunológico. Ahora los científicos están desarrollando protección para ese período de riesgo: inyecciones de células especialmente diseñadas para repeler hasta cinco tipos de virus de inmediato.

"Estos virus son un gran problema y hay una enorme necesidad de estos productos", dijo la doctora Ann Leen, quien encabeza un equipo en el Colegio Baylor de Medicina y el Hospital Infantil de Texas que encontró una manera más fácil de producir estos linfocitos T.

La gente saludable cuenta con un ejército de linfocitos T que recorren el organismo, listos para reconocer y combatir virus. Las personas con sistema inmunológico deprimido —como las que han recibido un transplante de médula ósea para tratar leucemia u otras enfermedades— carecen de esa protección. Puede demorar de cuatro meses a más de un año para que las células madre de la médula de un donante saludable se arraiguen y comiencen a producir células nuevas. Cuando los pacientes se enferman antes que eso ocurra, los medicamentos antivirales no siempre funcionan y ocasionan muchos efectos secundarios.

La solución propuesta: tomar ciertos linfocitos T de la médula ósea del mismo donante y congelarlos para usarlos cuando el paciente receptor se enferme. Años de experimentación muestran que funciona. Pero convertir la idea en un tratamiento fácil de usar ha sido difícil. Fue necesario hacer un diseño personalizado para cada pareja donante-receptor y para proteger sólo contra uno o dos virus, lo que demoró hasta tres meses.

El miércoles, la doctora Leen reportó una técnica nueva para manufacturar rápidamente los llamados linfocitos T para virus específico que pueden combatir hasta cinco de los virus que ocasionan más problemas a los pacientes transplantados: Virus de Epstein-Barr, adenovirus, citomegalovirus, virus BK y el herpes virus humano 6.

Esencialmente, la doctora Leen concibió una forma de estimular en el laboratorio los linfocitos T donados para que reconozcan mejor esos virus en particular, y una manera de producir una cantidad grande de esas células. Demoró sólo 10 días crear y congelar los linfocitos T personalizados.

Para ver si funcionaban, el equipo de Leen trató a 11 receptores de transplante. Ocho tenían infecciones activas, la mayoría con varios tipos de virus. La terapia celular mostró un 90% de efectividad, eliminando casi todos los virus en la sangre de todos los pacientes, reportó la doctora Leen en la revista Science Translational Medicine.

Los otros tres pacientes no estaban enfermos, pero fueron catalogados en muy alto riesgo de desarrollar una infección. Se les administró dosis preventivas de linfocitos T y se mantuvieron libres de infección, dijo Leen.

En la fase siguiente el equipo planea una fase mucho mayor: tratar de crear un banco de esas células de varios donantes sanos que cualquier paciente pueda usar sin necesidad de personalizarlas.

Pero harían falta estudios amplios para demostrar que tal sistema funciona.

Pero la técnica de la doctora Leen hace que la producción de estos linfocitos T sea práctica en lugar de laboriosa, dijo el doctor John Barrett, de los Institutos Nacionales de Salud, quien no participó en la nueva investigación.

"Es un paso adelante para hacer de esto algo que quede a cargo de una compañía farmacéutica, señaló el doctor Barrett, especialista en trasplante de células madre del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre, perteneciente a los Institutos Nacionales de Salud.

Variedades diferentes de linfocitos T hechos a la medida han demostrado efectividad en varios estudios pequeños, agregó el doctor Richard O'Reilly, jefe de Pediatría del Centro de Oncología Memorial Sloan Kettering, otro pionero en este enfoque terapéutico.

"Es sencillamente muy, muy difícil y muy costoso generar células de cada donante de transplante contra cada virus", señaló. "Lo que esto muestra es que se puede producir linfocitos T contra varios virus —los más importantes a los que nos enfrentamos— y que se puede producir una cantidad suficiente de estas células T para marcar una diferencia".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes