Maratonistas corren poco riesgo de problemas cardiacos

NUEVA YORK (AP). Resulta escalofriante el ver a un maratonista desvanecerse sin pulso. Ahora, un estudio deja claro que esas calamidades son raras y suelen obedecer a problemas cardiacos persistentes.

El estudio encontró además que los casos semejantes se incrementan a medida que más personas tratan de correr la distancia de 42 kilómetros, 195 metros.

"Uno escucha esto cada vez más", dijo el doctor Aaron Baggish, autor principal del estudio.

Baggish, quien está a cargo de un programa para atletas con problemas cardiacos en el Hospital General de Massachusetts, presentó el jueves su análisis, junto con otros coautores, en el número del New England Journal of Medicine.

El estudio abarca 10,9 millones de personas que participaron en maratones o medios maratones en Estados Unidos entre 2000 y 2010.

Al indagar en los reportes de la prensa y verificar con el personal médico de las carreras, los investigadores identificaron 59 casos de paro cardiaco, en que un atleta cayó inconsciente o sin pulso durante la carrera o una hora después de completarla. El corazón deja de latir por un infarto, una arritmia u otro desorden.

Cuarenta y dos de esos corredores fallecieron.

Las cifras totales se traducen en un paro cardiaco por cada 184.000 participantes y un deceso por cada 259.000 participantes, dijeron los investigadores. Esos números resultan bajos en comparación con los que se presentan en otras actividades, como lo muestran estudios anteriores de muertes de atletas colegiales, participantes en el triatlón y corredores de edad madura que estaban saludables, dijeron los investigadores.

La mayoría de los paros cardiacos se presentó en maratones, más que en los medios maratones. Además, el 51% de los casos ocurrió en hombres.

Más casos se presentaron entre 2005 y 2010 que en el lustro inmediato anterior, pero ello sólo obedece a que ahora hay más participantes en las carreras, dijo Baggish. Lo más preocupante fue el hallazgo de que, entre los maratonistas hombres, el índice de paro cardiaco por cada 100.000 corredores fue más alto durante la segunda mitad de la década que en la primera.

Baggish considera que ello se debe a un cambio de actitud sobre quién puede correr distancias largas. Hace apenas una década, los maratones completos se consideraban apropiados sólo para gente con una estupenda condición física. Pero recientemente, más personas consideran que esto es algo "que cualquiera puede hacer", e incluso que representa una actividad saludable que reduce el riesgo de insuficiencia cardiaca, explicó.

Así, esta actividad ha atraído a más gente con antecedentes familiares de insuficiencia cardiaca temprana, y "éstas son las personas que tienen probabilidades de meterse en problemas".

En los 31 paros cardiacos en los que fue posible para los investigadores el hallar una causa, la mayoría obedeció al taponamiento de arterias endurecidas o a la cardiomiopatía hipertrófica, un problema a veces hereditario, en el que un músculo inusitadamente grueso en el corazón puede interferir con el ritmo de bombeo de la sangre.

La mayoría de las víctimas desconocía sus problemas preexistentes, dijo Baggish.

Agregó que alentará a quienes buscan correr largas distancias a hablar con sus médicos sobre los riesgos cardiacos.

Gordon Tomaselli, presidente de la Asociación Estadounidense de Cardiología, consideró que el estudio es "tranquilizador", por hallar tan pocos paros cardiacos. Para la mayoría de las personas, "el correr un maratón en caso de que quieran hacerlo, resulta una idea razonablemente segura", dijo.

Tomaselli, cardiólogo de la Universidad Johns Hopkins, dijo también que los corredores deben prestar atención si sienten dolores en el pecho, mareos, asfixia o taquicardia al correr".

"Deben atender las señales de su cuerpo", dijo.

En el mismo número del Journal, otros médicos escribieron un reporte breve sobre el tratamiento de tres corredores que sufrieron infartos cardiacos luego de finalizar el Maratón de Boston, el año pasado. Ninguno sufrió paro y todos sobrevivieron.

"No queremos alarmar a la gente sobre los riesgos de correr un maratón. Los beneficios del ejercicio están comprobados", dijo uno de los autores de ese reporte, Navin Kapur, del Centro Médico de Tufts, en Boston. El reporte muestra que incluso los maratonistas experimentados pueden sufrir infartos cardiacos, algo que los paramédicos deben tener en mente si un atleta presenta síntomas de un problema con el corazón.

___

En la internet:

New England Journal of Medicine: http: //www.nejm.org

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes