Metales pesados en productos agrícolas en Vieques

MAYAGÜEZ (AP). Algunos productos agrícolas de una finca de cultivo orgánico en la isla puertorriqueña de Vieques presentan hasta 20 veces la cantidad recomendable de elementos tóxicos como el cadmio y plomo.

Los hallazgos son parte de un estudio hecho por investigadores de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, al oeste, y que advierte sobre los riesgos del consumo de estos productos con grandes concentraciones de metales pesados cultivados en los terrenos de la llamada Isla Nena, que por poco más de 60 años fue escenario de prácticas militares de la Marina de Guerra de Estados Unidos.

"Estas concentraciones son superiores a las observadas en plantas de referencia cultivadas en la 'isla grande', especialmente tomadas en cultivos en Mayagüez, lo que representa un peligro para el consumo humano", aseguró el lunes a la AP el profesor e investigador de la Universidad de Puerto Rico Arturo Massol.

La Marina y la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico dijeron que preparaban sus comentarios.

Según el análisis realizado desde enero, al 30% de los productos agrícolas de la finca del barrio Monte Santo, los niveles de cadmio en el cilantrillo fueron 20 veces superior al nivel de seguridad alimentaria.

En pimientos, tomate, habichuelas y espinacas, las concentraciones de cadmio son superiores a las observadas en las plantas de referencia de la llamada isla grande.

De igual forma, en el cilantrillo y en el pimiento cultivado en Vieques se encontró 300% más plomo concentrado en comparación con esos mismos productos en otras áreas del País.

Tendencias similares se observaron en otras sustancias como el cromo y el cobre, según los hallazgos del estudio realizado a petición de agricultores viequenses y que fue mostrado a la AP.

Según Massol, estudios previos sobre la acumulación de sustancias tóxicas en las plantas de Vieques identifican las prácticas militares de la Marina _que concluyeron en el 2003 después de 60 años_ como el origen de la contaminación.

La Armada realiza labores de limpieza desde agosto de 2005 eliminando bombas que quedaron activadas luego de terminar las prácticas de tiro.

Los niveles de contaminantes en la zona civil, según Massol, "están sobre valores críticos en vegetación de uso alimenticio humano o animal, según las reglamentaciones vigentes del Concilio de la Unión Europea para Asuntos de Salud y Seguridad de Alimentos".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes