Mexicanos comercian heroína barata y mortal

WINFIELD, Misurí, EU ( AP). Los narcotraficantes mexicanos están comerciando una forma de heroína muy potente, que se vende por apenas 10 dólares la bolsita y que es tan pura que puede matar en el acto, incluso antes de que el usuario se saque la aguja de las venas.

Un estudio que hizo la AP de las sobredosis que se han reportado indica que la heroína " alquitranada" --llamada así por su color oscuro y su consitencia viscosa-- y otras formas de la droga han contribuido a que se registre un aumento en las muertes y están atrayendo a una nueva generación de usuarios que no conocen su potencia.

" Hemos encontrado gente que la aspiró boca abajo, con un pitillo junto a ellos", comentó Patrick O'Neil, médico forense de Will County, en las afueras de Chicago, donde las muertes por heroína se triplicaron desde el 2006, pasando de 10 a 29. " Es tan potente que hemos llegado a encontrar gente muerta, con la aguja todavía en el brazo".

Las autoridades temen que la potencia y el precio de esta heroína de México y Colombia aumente el atractivo de la droga, como sucedió con la cocaína y el crack hace algunos años.

La heroína es vendida como un polvo marrón o como una sustancia negra, densa y pegajosa, y es muy popular sobre todo en zonas rurales y suburbanas.

Se la asoció inicialmente con los roqueros, los hippies y los adictos urbanos. En la década de 1970 era importada de Asia y el Medio Oriente, y tenía una pureza del 5%. El resto era agregados como azúcar, almidón, leche en polvo o incluso polvo de ladrillo. La escasa potencia hacía que muchos usuarios se la inyectasen para aumentar la sensación.

En tiempos recientes, los traficantes mexicanos mejoraron la forma en que procesan la amapola, base de la heroína, el opio y analgésicos como la morfina. Los niveles de pureza han aumentado y los precios bajaron.

Las autoridades comprueban que el nivel de puerza actual es del 50%, y a veces hasta del 80%.

El alto grado de pureza permite que los usuarios la huelan o inhalen y tengan una gran sensación, y esto es algo muy atractivo para quienes no quieren inyectársela y correr el riesgo de contraer el VIH ni tener marcas en los brazos.

"Hay un grupo nuevo de usuarios", dijo Harry Sommers, agente a cargo de la oficina de la Administración de Control de Drogas (DEA, según sus siglas en inglés) de San Luis.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes