Mueren 28 pacientes tratados con Botox en la UE

BERLIN (AFP). La Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) registró más de 600 casos de personas que, tras haber recibido inyecciones de toxinas de botulismo (Botox), sufrieron serios efectos negativos, y en 28 de ellos los pacientes murieron, afirmó el semanario alemán Focus.

Estos casos fueron registrados hasta agosto de 2007, según la revista, que saldrá a la venta el lunes. En Alemania hubo 210 casos desde 1994, cinco de ellos mortales.

En julio de 2007, la Unión Europea se dirigió a los profesionales de la salud para alertarlos de los riesgos relacionados con esta toxina. Al mismo tiempo reforzó las precauciones de uso y completó la lista de efectos no deseados.

En febrero de 2008, la agencia estadounidense federal del control de medicamentos (FDA, por su siglas en inglés) advirtió que el uso del popular tratamiento cosmético Botox podía tener efectos peligrosos, incluso mortales, en caso de sobredosis.

La FDA habló de dificultades respiratorias en procesos de uso terapéutico y destacó que "los casos más graves provocaron la hospitalización y la muerte". Ninguna víctima había recibido Botox con fines cosméticos, precisó la FDA.

Este organismo sin embargo no prohibió la sustancia, utilizada por millones de personas en el mundo para suprimir las arrugas.

La toxina de botulismo, que puede ser comercializada bajo las marcas de Botox o Vistabel (laboratorios Allergan), Myobloc o Neurobloc (laboratorios Solstice Neurosciences) o Dysport (laboratorios Ipsen), proviene de un veneno natural, 40 millones de veces más poderoso que el cianuro.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes