Mujer con cara trasplantada promovería donación de órganos

CLEVELAND (AP). Connie Culp, la mujer que hace casi dos años recibió el primer trasplante de rostro en Estados Unidos, tiene planes de convertirse en una activista en favor de la donación de órganos.

Hay un impacto inicial cuando uno ve por primera vez a Culp. Ella avanza por el hospital hasta la sala de espera, percibiendo el camino mediante un bastón y sonriendo tímidamente a algún visitante, a pesar de que sólo puede distinguir sombras y formas.

Tiene la cara ancha y su mandíbula parece cuadrada. Es un rostro demasiado grande para su cuerpo diminuto y ahí es donde uno se sorprende: Si uno la ve de cerca, está claro que esa cara no pertenece a ese cuerpo.

La nariz es larga y recta. Su piel es de color crema y suave.

Lleva una blusa de color gris claro con un broche de diamantes de imitación en el cuello. Desde que su marido le disparó en la cara en 2004, a Culp no le preocupa lo que otros piensen de su apariencia.

"No importa cómo te veas, siempre alguien va a encontrarte algún defecto", afirmó Culp, agitando una mano despectivamente. "Ya sea por tu manera de hablar o algo. ¿Sabes? Nadie es perfecto", agregó.

Sin embargo, la vida mejora para Culp, de 47 años, quien se sometió a su última cirugía en julio.

En una entrevista el martes con The Associated Press en una clínica de Cleveland, Culp habló sobre sus planes de promover la donación de órganos. Fue la decisión de una donante anónima lo que la salvó de llevar una vida en la que sólo podría comer y respirar por un tubo, agregó.

"Toda mi familia tenía dificultades incluso para acercárseme, por la manera como me veía. Ahora estamos más cerca que nunca", dijo la mujer, que de pronto se detuvo y se mostró incómoda.

"Quiero decir que odio decir esto de mi familia, pero es difícil", agregó.

En su cirugía más reciente le hicieron un levantamiento facial para quitar unas aletas de piel que colgaban de sus mejillas y el mentón, que le bajaban el rostro y le producían dolores de cabeza frecuentes.

El resultado, para su deleite, es una cara mucho más delgada y mejor proporcionada. Puede sonreír con más facilidad ahora y sentir los labios de su nieto de tres años de edad cuando la besa en la mejilla.

Además, recientemente pudo comer un filete por primera vez en años.

La parte redonda e inferior de las mejillas "está todavía inflamada por la cirugía, pero esto también bajará", agregó Culp mientras se tocaba esa parte del rostro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes