Las "Narcosalas" de Barcelona reducen muertes por sobredosis

Barcelona ( AFP). " Si te metes, no te mates", reza un cartel a la entrada de una " narcosala" en Barcelona. El objetivo de estos establecimientos, que pueden ser municipales o de la Cruz Roja, es que los drogadictos puedan consumir su dosis evitando las muertes por infecciones de jeringas o sobredosis. Gracias a la apertura de estas controvertidas salas, entre 2003 y 2005, Barcelona registró una fuerte disminución de las muertes en los últimos años.

Una mesa de metal, una silla y jeringas. Así son las "narcosalas" que los profesionales de la salud prefieren llamar " salas de consumo" o " de reducción de daños".

Barcelona tiene cuatro de estos establecimientos, que abrieron entre 2003 y 2005. La más grande, Baluard, recibe entre 150 y 180 consumidores por día.

Gracias a ellas, las muertes por sobredosis bajaron considerablemente en Barcelona. Y ya no proliferan jeringas por toda la ciudad.

Las salas de consumo de drogas, que reciben mayormente a hombres de entre 20 y 35 años, y cada vez más extranjeros, no cuentan con respaldo unánime. Pero las voces en contra son cada vez menos fuertes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes