ONU: El 64% de los indígenas panameños no acude al médico

PANAMA (AFP). El 64% de los moradores de comunidades indígenas de Panamá no acude a los centros de salud por encontrarse demasiado lejos de sus hogares, reveló un estudio de la ONU, y los pobladores dicen que quienes van no tienen garantizado que haya medicamentos, por lo que algunos indígenas mueren buscando cura a sus enfermedades.

En Panamá hay unos 136,000 indígenas Ngöbe-Buglé, el 65% de la población indígena del país, quienes habitan principalmente en áreas montañosas y de difícil acceso a las provincias occidentales de Chiriquí, Veraguas y Bocas del Toro, cerca de la frontera con Costa Rica.

Las principales causas de muerte entre los indígenas son la tuberculosis, la diarrea, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias y la neumonía, según un informe de un organismo de la ONU y del gobierno de Panamá.

El informe, que enumera las razones por las cuales los indígenas no acuden a los consultorios, fue preparado por la Oficina Panamericana de la Salud (OPS), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, una agencia de la ONU.

Presentado el miércoles, el informe señala que los principales motivos son: "Por problemas relacionados con el costo del servicio el 11,3%, la distancia el 64,2%, por falta de medios de transporte el 44,7% y entre las otras causas figuraba el maltrato y poca participación en el diseño de programas oficiales de salud".

"Hoy día tenemos las herramientas y el conocimiento suficiente para asegurar que sí es posible romper con la inequidad (de los servicios que reciben los pueblos indígenas) en una generación", dijo a la AFP Gustavo Vargas, representante de la OPS.

El gobierno asegura que para mejorar la cobertura en las comarcas indígenas está reestructurando sus servicios para dotar los consultorios de médicos, enfermeras y medicamentos.

La ministra de Sanidad, Rosario Turner, dijo que en el último tiempo se han reestructurado y equipado 13 centros sanitarios en la Comarca Ngöbe-Buglé, tres en Kuna-Yala y tres en la Comarca Emberá-Wounaan.

"Queremos revertir todas estas brechas históricas que ellos han tenido", dijo Turner a la AFP.

"La estrategia que estamos desarrollando es una estrategia integral" que incluye el tratamiento de la pobreza, el medio ambiente, la educación o el acceso al agua "y no (se limita a) sólo nombrar médicos", agregó.

Para cubrir una extensión de 7,000 km2, hay 102 centros de salud, pero sólo 12 cuentan con médicos, por lo que muchos indígenas en la práctica viven marginados de la atención sanitaria.

Rogelio Moreno, coordinador de los Pueblos Indígenas de Panamá y cacique de la Comarca Ngöbe-Buglé, dijo que "la gente tiene que caminar tres y cuatro horas y a veces mucho más" hasta un centro de salud.

"Uno de los principales problemas es que si llegan hermanos indígenas a algunas comunidades no tienen los medicamentos que requieren para su enfermedad. Algunos llegan a morir por falta de esos medicamentos", dijo Moreno a la AFP.

Una situación parecida retrató Joselino Pérez, de la etnia Kuna en la comarca de Wargandi, en la selva del Darién, fronteriza con Colombia.

"No tenemos suficientes medicamentos. Hay ocasiones que vienen las giras médicas (organizadas por el Ministerio de Salud para áreas apartadas), pero cuando se van queda el centro de salud vacío", señaló Pérez a la AFP.

Añadió que su gente, en ocasiones, tiene que caminar ocho o nueve horas para ver un médico.

"Hay que buscar botes y motores fuera de borda" para llevar a los enfermos a los centros sanitarios, dijo a la AFP Bolívar Jaripio, cacique del Congreso General Emberá de Alto Bayano en Chepo, provincia de Panamá.

Que los indígenas sean el 10% de la población de Panamá favorece que "nos den muy poca importancia", expresó Jaripio.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes