Obesidad ligada a reacción centro de placer cerebral

Washington(AFP). Una activación demasiado débil de los centros del placer en el cerebro mientras se come podría contribuir a la obesidad, según investigaciones de científicos estadounidenses publicadas el jueves.

Aunque resultados de estudios recientes dejan entender que los obesos sentirían menos placer mientras comen que personas que no lo son, y absorberían para compensarlo más comida, esta investigación es la primera que pone en evidencia este vínculo biológico, explica Eric Stice, un psicólogo de la universidad de Texas (sur), principal autor del estudio.

Este trabajo mostró, mediante un sistema de visualización en imágenes del cerebro, que el grado de intensidad de la reacción de los circuitos cerebrales vinculados con el placer tras el consumo de una bebida lacteada con chocolate puede ayudar a predecir, en las jóvenes mujeres, quiénes de ellas engordarían.

Este fenómeno era particularmente claro en personas con una variación genética en los centros cerebrales del placer que reduce la producción de dopamina, subrayan los investigadores cuyos resultados se publicaron en la revista estadounidense Science con fecha del 17 de octubre.

La dopamina es una pequeña molécula que asegura la comunicación entre las neuronas, las células cerebrales y desempeña un papel en el deseo y las sensaciones de placer.

Comer desencadena la producción de dopamina y el grado de placer está ligado a la cantidad de dopamina producida.

"Esta investigación revela que las personas obesas podrían tener menos receptores de dopamina en su cerebro, lo que las lleva a consumir más para compensar ese déficit de placer", subraya Eric Stice, quien investiga sobre la obesidad y las disfunciones alimenticias desde hace más de 20 años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes