Pekín declara ganada la batalla contra la contaminación

ETIQUETAS

PEKIN (AFP). Los organizadores de los Juegos Olímpicos estaban convencidos este viernes de haber ganado la batalla a la contaminación de Pekín, en el primer día de la competición de atletismo, que amaneció bajo un resplandeciente cielo azul en el estadio 'Nido de Pájaro' de la capital china.

Tras una semana de competición, la preocupación por la mala calidad del aire pequinés parecía haberse esfumado gracias a las drásticas medidas adoptadas contra la contaminación y a la fuerte tormenta que cayó un día antes.

"En estos momentos todo va bien, no ha habido problemas en absoluto en cuanto a la calidad del aire", declaró este viernes la portavoz del Comité Olímpico Internacional (COI), Giselle Davies, mientras el 'Nido' daba la bienvenida a los atletas en un día soleado.

"La información hasta ahora es muy positiva. Los últimos días la calidad del aire ha mejorado mucho", añadía el director de la comisión médica del COI, Arne Ljungqvist. "No hay señales de problemas en el futuro inmediato", declaró a la prensa, explicando que se habían alcanzado las metas en cuanto a la polución.

Los atletas que competían por primera vez el viernes también recibieron con alegría la noticia. "Para mí ha sido una sorpresa. ¿Dónde está la contaminación sobre la que he estado leyendo en los periódicos?", decía la heptatleta ucrania Gann Melnichenko tras su debut. "El cielo es azul, no podría estar mejor".

El presidente del COI, Jacques Rogge, hizo temer lo peor al comité organizador (BOCOG) al afirmar el año pasado que las pruebas de resistencia podrían tener que ser pospuestas o canceladas a causa de la contaminación.

Los temores aumentaron la semana previa a los Juegos, cuando una espesa niebla cubría la ciudad y los atletas no paraban de quejarse de las condiciones atmosféricas. Pero los responsables dicen ahora que se están viendo los frutos de nueve años de trabajo.

Sarah Liao, asesora medioambiental del BOCOG, explicó que el cierre de fábricas contaminantes cercanas a la ciudad y la circulación alterna de vehículos ayudaron.

"Los Juegos Olímpicos son un verdadero catalizador (para la mejora medioambiental). La gente puede ser escéptica pero está sucediendo", declaró a la AFP, admitiendo que la organización estuvo "ansiosa" debido a esa cuestión antes de los Juegos.

El director de la Organización Mundial para la Salud (OMS) en China, Hans Troedsson, había asegurado que la calidad del aire había mejorado en los últimos meses, aunque sigue habiendo riesgos para la salud de los habitantes de la ciudad.

Pero el inestable verano de Pekín podría volver a irrumpir en los Juegos, como lo hizo el jueves una fuerte tormenta que obligó a interrumpir o aplazar partidos de béisbol, voley playa o remo, perturbando mucho el cargado programa del torneo de tenis.

Las previsiones meteorológicas oficiales sólo dan pronósticos a corto plazo porque "el tiempo de Pekín cambia muy rápidamente", pero insisten en que es poco probable que se vuelva el calor sofocante de comienzos de mes.

"Estimamos que las altas temperaturas no volverán de nuevo en el futuro próximo porque está llegando el otoño", declaró una portavoz de la Oficina Meteorológica de Pekín, según la cual es probable que las lluvias sí se repitan.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes