Pierden esperanza de separar a siamesas rumanas

DALLAS(AP). Dos hermanas siamesas unidas por la cabeza han superado muchas pruebas impuestas por la adversidad, pero en esta ocasión, el médico que las trajo a Estados Unidos a fin de evaluarlas para una posible cirugía, manifestó que las niñas comparten órganos vitales, y que no podrían vivir separadas.

Anastasia y Tatiana Dogaru, que cumplirán 5 años en enero, nacieron en Roma de padres rumanos. La parte superior de la cabeza de Tatiana está unida a la parte posterior de la cabeza de Anastasia.

Tatiana ya fue sometida a una operación cardíaca, y Anastasia carece de funciones renales y depende de los riñones de Tatiana.

Sin embargo, las mellizas siguen creciendo y son inteligentes y activas, dijo el doctor Kenneth Salyer, presidente de la Fundación Mundial Craneofacial, de Dallas. Pero su diagnóstico a largo plazo es incierto.

"Son supervivientes y puede que estén con nosotros por mucho tiempo, Dios mediante", dijo Salyer.

Los médicos del Hospital Infantil Rainbow Babies, de Cleveland esperaban realizar la operación, pero la separación quirúrgica de las niñas hubiera sido demasiado peligrosa y fue suspendida en agosto del 2007.

El nacimiento de siameses unidos por la cabeza se produce uno por cada 2,5 millones de nacimientos.

Cuando Anastasia y Tatiana nacieron en el 2004, los médicos en Italia les dijeron a los padres, Claudia y Alin Dogaru, que no podían hacer nada.

Pero sus padres se enteraron de la exitosa separación en Dallas de los siameses egipcios Ahmed y Mohamed Ibrahim, unidos por la cabeza. El doctor Salyer trajo a los siameses a través de su fundación e integró el equipo de médicos que realizó la operación de 34 horas.

Los Dogaru se pusieron en contacto con Salyer y las niñas fueron trasladadas a Dallas en octubre del 2004. Fue a su llegada cuando Tatiana tuvo que ser operada para corregir la contracción de la principal vena del corazón, que hubiera sido fatal.

Hace un año, Salyer dijo que había un plan para que sobrevivieran después de una operación quirúrgica. Anastasia hubiera sido sometida a diálisis y hubiera recibido un transplante de riñón, posiblemente de uno de sus padres.

Pero la operación fue cancelada en el hospital de Cleveland y han surgido otras complicaciones conforme las niñas crecen. El cerebro de una está invadiendo el cerebro de la otra, lo cual hace imposible una operación.

El doctor Salyer dijo que sobre la base de los recursos médicos existentes, las niñas no pueden ser separadas. "Nadie puede arriesgarse a hacerlo a menos que tengamos nuevos métodos mágicos", agregó Salyer.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes