Pilates, embarazo en plena forma

Madrid ( EFE). Mantenerse con buena salud durante el embarazo es fundamental. Si no hay riesgo, el ejercicio controlado por profesionales es una manera eficaz de activar los músculos, controlar el ritmo respiratorio y hacer una vida normal.

El "movimiento" es saludable tanto para el bebé como para la madre, pero realizado bajo supervisión y sin que suponga un elemento de estrés adicional.

La monitora de pilates Ana Ruiz explica lo favorable de esta práctica durante el embarazo, momento en el se trabaja la estabilidad de la pelvis, los hombros y las piernas. "No entraña ningún riesgo", comenta.

El ejercicio antes del parto está recomendado por médicos y matronas. Si su intención es no dejar que la inactividad se apodere de su cuerpo durante nueve meses, lo ideal es ponerse en las manos de un profesional. Es una etapa delicada y no puede tomarse a la ligera.

Caminar no entraña ningún riesgo y es una de las prácticas más saludables y recomendadas, según los especialistas.

Los ejercicios de preparación al parto son otra de las actividades más comunes durante la fase final del embarazo, aunque se suman nuevas técnicas a mantener la forma durante esta etapa de la vida: el pilates es una de ellas.

Lo que advierten todos los profesionales es que no se pase de la "nada al todo". Si la futura madre no es una habitual de los deportes o del ejercicio en general, es mejor que se plantee esta nueva etapa como una iniciación, sin obsesionarse por tensar los músculos antes de tiempo ni por las consecuencias del inevitable aumento de peso.

Aguilar es bailarina, monitora de pilates y próximamente dará a luz a su primera hija.

Como ella misma indica entre sonrisas, "es evidente que esta práctica es muy buena para embarazadas. Yo no sólo he seguido dando clases sino que he realizado de manera constante ejercicios de forma controlada por otros monitores".

Si no se ha hecho deporte antes, se trabaja más despacio. Si tienes una preparación anterior, conoces mucho más tu cuerpo, relata.

La monitoria explica que el pilates para no embarazadas trabaja mucho la zona abdominal, además de estabilizar hombros, caderas y rodillas. "Estando embarazada no tiene sentido trabajar la zona abdominal, porque es precisamente lo que más se dilata; por tanto, los ejercicios cambian".

Durante el embarazo, se trabaja la estabilidad de la pelvis, los hombros, las piernas. "No entraña ningún riesgo, pero es ideal que se empiece antes de la semana número 30, en el segundo trimestre del embarazo", agrega.

Como norma general, se recomienda siete clases prácticas con la siguiente disposición:

Ejercicios gimnásticos prenatales: que servirán a la futura madre para potenciar y tonificar sus músculos, a la vez de tomar conciencia de su propio cuerpo. Y recuerdan que hay que destacar cuatro mensajes: presencia, afectividad, estrés y comunicación.

Relajación: técnicas de relajación e imaginación. Si es necesario, se contará con modernos aparatos de "bio-feedback".

Técnicas de expulsión: ejercicios de simulación de dilatación y parto: en las dos últimas clases se procederá a la realización de una práctica especial, consistente en un ejercicio de simulación del período de dilatación y parto. El objetivo es dar a la futura madre, en esta ocasión con la presencia del padre, de la suficiente confianza, para que, una vez llegado el momento, encuentren ambos la serenidad suficiente para actuar de la manera más correcta, sin dudas ni temores.

Respiración: se practican los diferentes tipos de respiraciones que la futura mamá deberá conocer para facilitar y hacer más sencillo el parto.

Comunicación afectiva: se enseña en conjunto a los futuros padres a ponerse en contacto con su hijo y se incidirá en las ventajas que tiene dicha comunicación para el bebé y para el fortalecimiento del vínculo afectivo padres-hijo.

Según Ruiz, los brazos son un punto en el que se focaliza el trabajo en pilates y hay que tener unas piernas enérgicas durante los nueve meses para que ayuden a mantener el equilibrio.

Como la espalda va cambiando, hay que tenerla flexible y fuerte a la vez. Los glúteos también son importantes y quitando la zona abdominal, se puede trabajar todo el cuerpo, subraya.

En los embarazos de riesgo es fundamental mantener el mayor reposo posible, aunque es positivo realizar un poco de ejercicio todos los días.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes