Preocupación en Francia por aumento de consumo de cocaína

PARIS (AFP). Una serie de casos de sobredosis de heroína en la región parisina alertó a las autoridades francesas y a las asociaciones, que ven en ello una señal de que el consumo de esa droga está en aumento.

Seis toxicómanos fueron registrados hoy viernes presentando graves trastornos como consecuencia del consumo de heroína adulterada, lo que hace llegar a 44 el número de personas en tales condiciones atendidas desde el martes al norte de la región parisina, según fuentes judiciales.

La serie de "sobredosis" fue provocada por una mezcla de heroína cortada con alprazolam, un medicamento ansiolítico de la familia de las benzodiazepinas que aumenta el riesgo de depresión respiratoria y de coma, declaró a la AFP el presidente de la Misión Interministerial de Lucha contra las Drogas y la Toxicomanía (MILDT), Etienne Apaire.

Al ser interrogado por la AFP sobre esta situación, señaló un "aumento del uso" de esta droga dura, cuya casi desaparición se había anunciado hace algunos años.

"Esto se debe a una renovación sensible de la oferta proveniente de Afganistán y a la emergencia concomitante de un nuevo público de consumidores que subestima su peligro", explicó.

Apaire anunció una serie de acciones conjuntas que comprenden un refuerzo en la lucha contra los productos precursores necesarios para la transformación de la heroína, la intensificación de la lucha contra los tráficos, y el inicio en septiembre de una campaña para sensibilizar sobre el peligro de las drogas.

En agosto pasado, la Dirección General de la Salud había alertado sobre tendencias "inquietantes" en el consumo de heroína en Francia, señalando un "aumento continuo" entre "poblaciones poco familiarizadas con estos productos", en particular los jóvenes "bien insertados socialmente".

De hecho, el fenómeno es europeo y el Observatorio Europeo sobre las Drogas y las Toxicomanías había alertado sobre los opiáceos en su informe anual publicado en noviembre pasado.

"Desde hace cuatro años se advierte un retorno de la heroína" explicó a la AFP Pierre Chappart, que administra el foto internet ASUD (autoapoyo de los consumidores de droga), primera asociación francesa de consumidores de estupefacientes.

"En particular, hay nuevos consumidores, bastante jóvenes, poco informados, que se inyectan o aspiran y personas que están hartas de su producto de sustitución (Subutex o Metadona) y vuelven a consumir heroína".

Según el Observatorio Francés de Drogas y Toxicomanías (OFDT), unas 360,000 personas habrían experimentado la heroína en Francia, según estimaciones que datan de 2005.

Asud y Safe, una asociación de reducción de los riesgos vinculados a las drogas, denunciaron también "la represión" de los consumidores que "ha aumentado como nunca" y sus consecuencias sobre el consumidor obligado a esconderse y a correr mayores riesgos.

"La inyección se hace rápidamente, en lugares poco adaptados y a menudo a solas, apreciando mal las cantidades", explicaron las asociaciones que militan por la inyección bajo control y la legalización de la heroína bajo control médico, que es un tabú en Francia.

"Cuando hay una sobredosis alimentaria, hay mensajes de salubridad pública, es también a los que hay que dar preferencia en el caso de sobredosis de drogas, sobre todo para informar a los jóvenes poco o mal informados y en un contexto de explosión de la hepatitis C", explicó Valère Rogissart, vicepresidente de la Asociación Francesa de Prevención de Riesgos Derivados de la droga.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes