Primaria de Illinois combina enseñanza tradicional con ejercicio

DANVILLE, Illinois, EE.UU. (AP). Niños de cinco años aprenden el alfabeto bailando hip-hop, los alumnos de tercer grado contusionan sus cuerpos en formas geométricas en la clase de Matemáticas y los de quinto grado calculan calorías y todos van al gimnasio cada día.

En el corazón de Estados Unidos, la pequeña escuela pública Northeast Elementary Magnet se ha enfrascado en una tarea ardua: revertir la obesidad, y por sus esfuerzos se ha ganado una medalla de oro, convirtiéndose en la primera escuela primaria en el país en recibir ese galardón de la organización Alliance for a Healthier Generation (Alianza por una generación más saludable).

La Alianza fue creada por la American Heart Association (Asociación del Corazón de Estados Unidos) y la Fundación William J. Clinton para reducir la obesidad infantil. Solamente otras dos escuelas han recibido el oro.

La cafetería aquí sirve frutas y verduras frescas, leche baja en grasa o desgrasada y no sirve sodas, comidas fritas ni postres cremosos. No hay dulces en los cumpleaños de los niños y la comida nunca es usada como recompensa. Los maestros usan podómetros y los padres tienen que firmar un documento en el que se comprometen con el enfoque de la escuela.

Northeast Elementary no está en un suburbio acaudalado, sino en Danville, Illinois, una ciudad con problemas económicos de 30.000 habitantes en una zona agraria al sur de Chicago, pero maestros, padres y alumnos han adoptado el riguroso currículo y los niños dicen que es divertido.

Vista desde afuera, la escuela es un edificio monótono de ladrillo amarillo construido en la década de 1950 en un barrio de clase trabajadora, a unas pocas cuadras de un albergue para desamparados y un centro de donaciones del Ejército de Salvación.

El ex presidente Bill Clinton dice que los pasos dados por la escuela son una forma ejemplar de combatir "un terrible problema de salud pública"."No vamos a cambiar las cosas diciéndole a la gente lo malas que son las cosas. Tenemos que mostrarle a la gente lo buenas que pueden ser", dijo Clinton, parafraseando a un colega en la ceremonia de premios de la alianza en junio en Little Rock, Arkansas.

El estricto programa en Northeast pudiera parecer extremo, pero los estudiantes parecen haberlo adoptado sin problemas.

"Somos una escuela saludable", dijo Naomi Woods, una niña de 10 años, tímida y delgada. "No se nos permite comer chatarra ni nada por el estilo".

Timothy Mills, un niño rubio de cuarto grado, dice: "(El programa) nos mantiene en mejor forma y además la pasamos mejor".

La maestra de educación física Becky Burgoyne dijo que a veces es difícil conseguir que niños "de todas formas y pesos" sean activos físicamente. "Yo solamente le pido a los niños que hagan su mejor esfuerzo y mejoren lo que ya hacen bien", dijo.

Algunas escuelas "tienen educación física dos veces a la semana o una vez a la semana y eso no es aceptable. Los niños tienen que moverse", dijo. "Tener un cuerpo saludable ayuda a tener un cerebro saludable y por tanto los niños se vuelven mejores en Lectura, Matemáticas y Ciencias. Todo funciona en conjunto".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes