Puerto Rico: Pez león, ¿plaga o solución alimenticia?

SAN JUAN ( AP). Los puertorriqueños creen tener la solución para combatir una de las peores plagas oceánicas del hemisferio occidental: en cuanto vea un pez león, atrápelo y cómaselo.

Las autoridades y las organizaciones que luchan por preservar el medio ambiente promueven los torneos de pesca y el consumo del pez león en restaurantes y hogares. El objetivo es evitar que siga proliferando esta especie, lo que podría comprometer la vida marina.

" La idea es erradicar" este pez, expresó la especialista de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos Renata Lana, quien organiza una gira por cinco ciudades estadounidenses con la participación de renombrados chefs para promover el consumo del pez león. " Es un pez que uno puede pescar sin temor de estar comprometiendo su subsistencia. Por el contrario, ¡cuanto más pesquen, mejor!".

Se trata de un pez tropical oriundo de los océanos Indico y Pacífico que ha colonizado grandes sectores de la costa atlántica de Estados Unidos, del Caribe y del Golfo de México, y que amenaza con provocar un caos ecológico que se extendería a Sudamérica.

Los científicos dicen que predadores como el tiburón le escapan a los aletones venenosos del pez león, el cual se repreoduce libremente a costa de peces más pequeños.

La preparación del pez león es sencilla. Se extraen los aletones tóxicos y se preparan sabrosos filets.

Los entendidos dicen que tiene un sabor suave, que se presta para una cantidad de preparaciones, desde frituras básicas hasta ceviques adobados más complejos. Se lo puede secar o servir crudo, con arroz, como un plato sushi.

" Es muy suave, por lo que lo condimentamos bastante", comentó Julie Lightbourn, propietaria del restaurante Sip Sip en Harbour Island, Bahamas.

Bruce Sherman, chef y socio del restaurante North Pond de Chicago, y quien sirvió pez león en un programa piloto el año pasado, dice que no ve razón alguna para que la gente lo rechace.

" En ciertos sentidos se lo puede comparar con el rape. Yo lo incluiría en el menú su supiese que me lo suministran con regularidad", aseguró.

El pez león nada demasiado profundo como para ser pillado por los buceadores y se mueve por arrecifes y grietas de rocas a las que no llegan las redes de los pescadores. La mejor forma de capturarlos es cuando se aventuran y salen de las profundidades. Pasan a ser vulnerables a buceadores armados de redes.

En ningún lado hay más peces león que en el vasto archipiélago de las Bahamas, donde apareció en el 2004. Llega a tener el tamaño de una pelota de fútbol y se devora a los peces más pequeños.

" Es difícil conseguirlo. No hay un suministro estable porque nunca se sabe cuánto se va a pescar", expresó Alexandra Maillis-Lynch, chef del August Moon Cafe, el primer restaurante de las Bahamas que comenzó a servir este pez en el 2007. " Cuando consigo una partida, vuela".

Las autoridades y conservacionistas han organizado torneos de pesca del pez león. Por su parte, algunas empresas estadounidenses están tratando de asegurarse suministros estables.

David Johnson, de Traditional Fisheries, de Minnesota, se ha puesto en contacto con media docena de cooperativas de la costa caribeña de México. Opina que el pez león ofrece muy buenas oportunidades comerciales a pesar de lo difícil que es atraparlo.

" Se lo pesca los 12 meses del año. No hay temporadas con prohibiciones de pesca, porque el objetivo es erradicar la especia. Hay temporadas en las que no se puede pescar langosta, pero los pescadores pueden atrapar todo el pez león que quieran", expresó Johnson.

Resta por verse qué impacto tiene la pesca del pez león.

No se puede confiar en que los peces más grandes ayuden a erradicarlo. Si atrapan uno, lo escupen enseguida, seguramente por los aletones venenosos", expresó Mark Hixon, ecólogo marino de la Oregon State University. " Estamos estudiando si los predadores más pequeños se comerían peces león chiquitos".

Un colega de Hixon, Paul Sikkel, de la Arkansas State University, dijo que el pez león no tiene parásitos, a diferencia de otras especies. Esto tal vez le permita crecer y reproducirse más rápidamente que otras especies.

Se devoran a las especies más pequeñas. Un científico vio cómo un pez león se engullía 20 pescaditos en menos de media hora. Por ello, amenazan con alterar el fragil equilibrio de los arrecifes de corales en el Caribe.

También se lo está viendo en Sudamérica, en distintos ambientes. " Es muy versátil", comentó Stephanie Green, bióloga de la Simon Fraser University de Canadá, que estudia este fenómeno.

" Es extraodinaria la capacidad de expansión que tiene este pez, y su tolerancia a distintas temperaturas", manifestó. " Hasta en Brasil podrían ver peces león".

Los científicos creen que el pez león llegó al Atlántico cuando el huracán Andrew destruyó un acuario en Miami en 1992 y seis peces se escaparon.

Sus descendientes llegaron a las Bahamas, Cuba, la República Dominicana y las Antillas, siguiendo las corrientes del Caribe, hasta arribar a México este año. Las corrientes las llevan ahora a Texas, Luisiana y la Florida, donde completarán el círculo.

Pam Schofield, bióloga del Geological Survey estadounidense, dice que es imposible erradicar esta especie, " a menos que se produzca un milagro de la ciencia".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes