Reglamentan la ley por la que todo adulto argentino es donante de órganos

El Gobierno argentino reglamentó la Ley de Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células con los cambios que entraron en vigor el pasado agosto, que implican que todos los adultos del país austral son donantes de órganos salvo que dejen constancia de lo contrario, informaron hoy fuentes oficiales.

La reglamentación definitiva de la llamada "Ley Justina" -en honor a una niña fallecida por ausencia de trasplante- reafirma los derechos de pacientes en lista de espera y trasplantados, destaca que el Sistema Público de Salud cubrirá los gastos de los pacientes que no tengan cobertura y explica cómo dejar constancia de la oposición a ser donante por defecto.

Asimismo, detalla cómo serán los "servicios de procuración" que se crearán en los hospitales y "pone de relevancia la importancia de la capacitación", según el Gobierno.

Los trasplantes aprobados por el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) son las de corazón, vasos y otros tejidos cardíacos, pulmón, hígado, páncreas, intestino, riñón, tejidos del sistema osteoarticular, piel, córneas y esclera, tejidos del sistema nervioso, membrana amniótica y de células progenitoras hematopoyéticas.

Antes de proceder a la donación, el médico encargado deberá "corroborar la ausencia de expresión negativa" a los trasplantes por parte del fallecido e informar a su familia "la información necesaria vinculada al proceso de donación"

Esta reforma se aceleró después de un caso que conmovió a Argentina, como fue la muerte de la niña de 12 años Justina Lo Cane, que padecía una dolencia cardiaca desde pocos meses después de su nacimiento y que falleció en 2017 al no encontrar donante.

En julio de 2018, después de un proceso en el que la familia de Lo Cane tuvo un papel protagonista, la Cámara de Diputados argentinos dio sanción definitiva al proyecto por unanimidad, con 202 votos a favor.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes