Selva amazónica ecuatoriana empapada por derrames de crudo

LAGO AGRIO, Ecuador (AP). Cuando el sol golpea con fuerza estas tierras en el medio de la selva, los caminos sudan petróleo.

Esta región, que alguna vez fue una selva amazónica virgen, está entrecruzada por pozos petroleros y tuberías construidas por la empresa Texaco hace más de una generación. Y a lo largo de los últimos 15 años, una demanda civil se ha abierto un sinuoso camino por los tribunales a nombre de más de 125,000 personas que beben, se bañan, pescan y lavan sus ropas en la contaminadas aguas en las riberas de los afluentes del río Amazonas.

Ahora se espera que en el 2009 un juez falle el caso desde su modesta corte en este poblado de la frontera norte del país.

Declaraciones de un experto, designado por la corte, sugieren que Chevron, que compró a Texaco en el 2001, será declarada responsable por los derrames petroleros ocurridos en la zona y el desecho de residuos tóxicos a las aguas.

Si Chevron pierde el caso, podría ser conminada a pagar hasta 27,300 millones de dólares por daños y labores de limpieza, aunque se esperaría una apelación.

El experto, el ingeniero geológico Richard Cabrera, ha aceptado la mayoría de los argumentos de los demandantes de que Texaco dejó un desastre cuando salió del país en 1992. Cabrera recomienda el pago en daños basándose en un cálculo de 1,401 muertes por cáncer debido a la presunta contaminación.

Chevron no niega "la presencia de contaminación y no negamos que hubo impactos", afirma el vocero Kent Robertson. Pero Chevron alega que un acuerdo firmado por Texaco en 1998 con Ecuador, tras gastar 40 millones de dólares en correctivos, lo absuelve de cualquier responsabilidad legal. La empresa afirma, y pocos lo rebaten, que su antiguo socio, la estatal petrolera Petroecuador, siguió contaminando tras la salida de Texaco.

Sin embargo, eso no exime o libra de responsabilidades a Chevron, asegura la profesora de derecho Judith Kimerling, una ex fiscal en Nueva York cuyo libro de 1991 "Amazon Crude" o "Petróleo Amazónico" aludió por primera vez a lo que algunos han descripto como un Chernobyl en la selva ecuatoriana.

"Dos cosas erradas no hacen una correcta", dice Kimerling. "Creo realmente que los correctivos que hicieron fueron una farsa".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes