Uso de andadero causa alteraciones en habilidades neuromusculares de los niños

El uso del andador cuando el bebé empieza a caminar altera el desarrollo de habilidades neuromusculares en los niños y además puede provocar accidentes caseros, dijo hoy a Efe Tomás Gómez, pediatra del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara (oeste de México).

"El andador no causa lesiones musculoesqueléticas pero genera retraso en la adquisición de habilidades como el gateo, que principalmente ayudará a que el niño desarrolle movimientos coordinados, la independización de la mano y favorece la motricidad fina y la orientación espacial", afirmó.

El especialista agregó que el gateo ayuda al sentido del equilibrio y la coordinación en los lactantes, quienes podrán desarrollar mejor los aspectos cognitivos como el aprendizaje, el lenguaje y la memoria en comparación con quienes utilizan el andador.

"Gateando pueden mejorar la motricidad fina y esto favorece posteriormente la lectoescritura. Poner a gatear a un niño es mejor que meterlo en un andador", enfatizó.

Gómez afirmó que muchos padres usan este accesorio con la creencia de que ayudará a que los niños caminen más pronto o para mantenerlos seguros mientras ellos realizan otra actividad dentro de la casa, pero esa es "una suposición incorrecta".

A diferencia de lo que cree, el uso del andador no es del todo seguro, pues está relacionado con caídas y lesiones que obligan a los padres a acudir de emergencia a un hospital, añadió.

"Los niños que han llegado a las unidades de terapia intensiva o de emergencia son por accidentes relacionados con el andador, entre ellos traumatismos craneoencefálicos, lesiones en la piel, fracturas y lesiones dentales asociados a caídas con este tipo de aparatos", expresó.

El pediatra neonatólogo dijo que el mejor lugar para ayudar a un niño que empieza a caminar es el suelo, siempre y cuando esté limpio y libre de objetos que se puedan caer o romperse, así como de aquellos que sean tan pequeños como para que el bebé pueda introducirlos en boca, nariz u oídos.

Recomendó a los padres fomentar en los niños el gateo, ya que este le da la fuerza muscular para animarse a pararse y posteriormente lograr la marcha lateral, que le dará el equilibrio y la seguridad para que después intente caminar de manera natural.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes