Viejo método para bypass coronario resulta ser mejor

NUEVA YORK ( AP). Al principio parecía una gran idea realizar la cirugía de bypass coronario mientras el corazón seguía funcionando para evitarle a los pacientes las complicaciones de las máquinas para bombear sangre y oxígeno, pero una prueba demostró sorpresivamente que la cirugía tiene menos problemas y mejores resultados si se hace como antes.

Tampoco hubo signos de afecciones mentales en aquellos con los que se usaron máquinas para mantenerlos con vida durante el procedimiento. Evitar este problema era uno de los supuestos beneficios de la cirugía " sin bomba externa".

" Para la gran mayoría no hubo una ventaja al hacerlo 'sin bomba' y podría haber desventajas", dijo el doctor Frederick Grover de la Universidad de Colorado en Denver, una de las instituciones que dirigieron el estudio.

El bypass permite mejorar el flujo sanguíneo al corazón al crear una nueva ruta o derivación alrededor de una sección dañada de la arteria. Es considerada la intervención cardiaca más común en el mundo y se realizan cientos de miles cada año. Tradicionalmente la cirugía se hace mientras el paciente utiliza una máquina, o bomba, de circulación y respiración artificial que realiza el trabajo del corazón mientras este está detenido. El método " con bomba" facilita a los médicos la tarea de unir las nuevas arterias o venas para crear desviaciones alrededor de las arterias obstruidas.

Pero la máquina de vida artificial tiene un pequeño riesgo de complicaciones, incluyendo derrames cerebrales. En la década de 1990 los doctores comenzaron a realizar la cirugía " sin bomba", pero con los aparatos que estabilizan al corazón, que no deja de latir.

En la actualidad una de cada cinco operaciones se hacen sin bomba, aunque su uso ha sido muy debatido. Otros estudios menores habían sugerido resultados eran más o menos iguales, o le daban una ligera ventaja al método con bomba.

El estudio presentado el jueves en el New England Journal of Medicine es el más grande hecho hasta ahora; compara las dos técnicas en forma rigurosa e involucró a 2,203 pacientes en 18 centros médicos.

A la mitad se les asignó una cirugía con bomba y a la mitad sin bomba. Un mes después de la cirugía no había diferencias en el número de muertes u otras complicaciones entre los dos grupos.

Pero un año después el grupo sin máquinas de circulación artificial tuvo resultados peores, casi el 10% había muerto, o tenido un ataque al corazón, o necesitado otro bypass, o cirugías similares, para abrir una arteria bloqueada. En comparación, sólo el 7% del grupo de cirugías ayudadas con circulación artificial tuvo estas complicaciones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes