El exarzobispo de Canterbury, favorable al suicidio asistido

El exarzobispo de Canterbury, George Carey, líder espiritual de 80 millones de anglicanos en el mundo, se declaró favorable al suicidio asistido, una cuestión que abordará la semana que viene el parlamento británico.

" En realidad he cambiado de opinión. Las certidumbres filosóficas del pasado se han derrumbado ante la realidad del sufrimiento inútil", escribió en un artículo en el Daily Mail el que fue arzobispo entre 1991 y 2002, que ahora tiene 78 años.

Su posición es contraria a la del actual líder de la Iglesia anglicana, Justin Welby, que calificó de "erróneo y peligroso" el proyecto de ley que será debatido el lunes.

A diferencia de la eutanasia, el suicidio asistido significa que el paciente provoca él mismo su muerte.

El proyecto de ley prevé legalizar en Inglaterra y Gales el suicidio asistido médicamente para los adultos a los que les quedan menos de seis meses de vida a condición de que dos médicos lo aprueben.

Actualmente sólo lo autorizan algunos países como Bélgica, Suiza, Holanda y Luxemburgo, así como algunos estados de Estados Unidos.

El suicidio asistido es un crimen en Gran Bretaña pasible de una pena de hasta 14 años de prisión aunque las directivas aprobadas hace cuatro años incitan a los jueces a la clemencia si se lleva a cabo "por compasión".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes