¿Qué mató a Mozart? Una infección bacteriana según estudio

FILADELFIA ( AP). La música de Wolfgang Amadeus Mozart ha perdurado desde hace más de dos siglos, así como las conjeturas sobre lo que condujo a su muerte súbita a los 35 años, el 5 de diciembre de 1791.

¿Acaso el compositor fue envenenado por un rival celoso? ¿Habrá tenido un parásito intestinal por comer carne de cerdo mal cocida? ¿Habrá muerto envenenado accidentalmente con el mercurio utilizado para atenderlo de un supuesto ataque de sífilis?

Un informe aparecido el martes en la revista Annals of Internal Medicine insinúa que el gran compositor austríaco pudo haber sucumbido a algo mucho más trivial: una infección bacteriana _ posiblemente estreptococo en la garganta _ que derivó en insuficiencia renal.

Los investigadores examinaron los registros sobre muertes ocurridas en Viena durante los meses previos y posteriores a la muerte de Mozart y los compararon con las causas de muerte de los años anteriores y siguientes.

" Notamos que en el momento de la muerte de Mozart había una epidemia menor relacionada con las muertes y en las que hubo hidropesía (hinchazón por acumulación de líquido), qué resultó ser también la característica de la última enfermedad de Mozart", dijo el doctor Richard Zegers de la Universidad de Amsterdam, uno de los autores del estudio.

Hubo una aumento súbito en las muertes relacionadas con estas hinchazones entre los hombres más jóvenes de Viena en la época de la muerte de Mozart en comparación con otros años estudiados, haciendo pensar que hubo una epidemia menor de enfermedad por estreptococo, agregó Zegers.

Según la evidencia recolectada en relación con su muerte, Mozart vivió sus últimos días sufriendo hinchazón, así como dolor de espalda, malestar y salpullido, todos síntomas que indican que el compositor pudo haber muerto de una enfermedad renal contraída por una infección por estreptococo.

" Las infecciones estreptocóccicas graves eran mucho más comunes entonces que ahora y, de hecho, tenían complicaciones muy graves", dijo el doctor William Schaffner, un experto en enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt que no estuvo involucrado en el estudio.

" Esto seguramente dará pie a muchas discusiones de ahora en adelante", agregó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes