Los miembros de una familia con H7N9 elevan a 111 los contagiados en China

Otros seis nuevos casos de contagio de la nueva cepa H7N9 de la gripe aviar, descubierta por primera vez en humanos el año pasado en el este de China, han sido anunciados en las últimas horas en el país, lo que eleva ya a 111 los casos este año, de los que al menos 20 fueron mortales.

Entre los nuevos casos hay dos personas que son miembros de una misma familia, en la que el padre, el primero que sufrió los síntomas, es una de las víctimas mortales que ha habido este año hasta ahora, aunque por ahora se desconoce cómo se produjo el contagio entre los tres afectados.

Se trata de la esposa y la hija de un hombre de 49 años de la ciudad de Hangzhou, capital de la provincia oriental de Zhejiang, a 170 kilómetros de Shanghái, que acompañaron al padre al hospital y luego se detectó que también estaban contagiadas, tras lo que la hija está hospitalizada en estado grave y la madre ya ha mejorado.

Por ahora no se ha conseguido confirmar si los tres miembros de la familia se vieron expuestos a aves vivas portadoras del virus, o si pudo haberse producido un raro contagio entre personas.

No se cree por ahora que la cepa H7N9 pueda contagiarse directamente entre humanos, sino sólo por contacto directo o indirecto con animales portadores, aunque se teme que si muta pueda provocar una epidemia en el país más poblado del mundo.

Aunque no haya pruebas de contagios de H7N9 de persona a persona, tampoco puede descartarse que se lleguen a dar casos de transmisión esporádica de este tipo, por lo que es recomendable tomar medidas de higiene y precaución elementales, como lavarse las manos y abrir las ventanas a menudo, recuerdan las autoridades sanitarias locales.

Incluso si se llegase a confirmar que el contagio dentro de esa familia se dio directamente entre humanos, tampoco habría que dejar que cunda el pánico, ya que aunque en 2013 hubo algún caso en el que se sospecha que esto pudo haber ocurrido, de ser así el virus sólo sobrevivió a un contagio, y no de una segunda a una tercera persona.

Así lo explicó a la agencia oficial Xinhua Li Lanjuan, un especialista en el H7N9 de la Academia China de Ingeniería.

"Hasta ahora no ha habido ningún caso en el que una persona contagie a otra y esta otra le pase el virus a una tercera", aseguró.

La probabilidad de que eso llegue a ocurrir es muy escasa, aseguró por su parte Feng Zijian, subdirector del Centro para la Prevención y el Control de Epidiemias de China.

A los dos nuevos casos mencionados dentro de una misma familia, se sumaron en las últimas horas otros tres contagios en Zhejiang, que suma así 56 contagiados este año, y otro más en la vecina provincia de Fujian, donde se ha encontrado el virus en un niño de dos años que se está recuperando.

En la sureña región autónoma de Guangxi se confirmó igualmente un caso más, una mujer de 56 años que lleva una semana con síntomas y a la que se la detectado el H7N9 cuando se encuentra en estado crítico.

La Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar ordenó ayer que se cierren todos los mercados de aves vivas en todo lugar donde se detecten casos de H7N9, como ya ha ocurrido por prevención en 15 ciudades de Zhejiang, o se hará desde mañana en Shanghái, la segunda ciudad más poblada del país, hasta al menos el 30 de abril.

La compra y el sacrificio casero de aves vivas para el consumo es habitual incluso en las grandes ciudades del país, donde durante siglos, además, el pollo ha sido un plato habitual en las cenas de celebración del Año Nuevo Lunar chino, que este año se celebrará durante una semana a partir de mañana.

Durante estas fechas se espera que haya este año en China unos 3.400 millones de desplazamientos, lo que inquieta a las autoridades, ante la habitual costumbre de algunos viajeros de llevar aves vivas a su lugar natal, en trenes y autobuses invariablemente atestados en estos días.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes