Acelerador de partículas será reactivado en septiembre

GINEBRA (AP). El mayor acelerador de partículas del mundo aplazó el comienzo de sus experimentos hasta fines de septiembre, un año después que el enorme mecanismo de 10,000 millones de dólares quedó paralizado debido a una simple falla eléctrica, se anunció el martes.

El costo de las reparaciones y medidas de seguridad adicionales todavía no se ha determinado, pero será cubierto por el presupuesto regular de la Organización Europea de Investigación Nuclear, dijo la vocera Christine Sutton.

El CERN, como se conoce la organización de 20 naciones, había dicho anteriormente que las reparaciones costarían al menos 25 millones de francos suizos (21,5 millones de dólares), pero la cantidad parece haber aumentado desde que los científicos revisaron la magnitud de los daños y diseñaron nuevos mecanismos de seguridad.

"Los costos por cierto tienen que provenir de nuestro presupuesto regular", dijo Sutton.

Una falla eléctrica en el cableado del Colisionador de Hadrones obligó a desactivar el mecanismo el 19 de septiembre, nueve días después que comenzó sus primeras pruebas. La falla dañó una sección del equipo y perforó un recipiente que contenía el helio líquido usado para mantener el acelerador de partículas a temperatura inferior a la del espacio exterior para su máxima eficiencia.

Demoró meses la determinación de la magnitud de los daños, que se limitaron a uno de los ocho sectores del mecanismo que abarca un túnel circular de 27 kilómetros (17 millas) bajo la frontera suizo-francesa en las afueras de Ginebra.

Los científicos aclararon que los aceleradores de partículas siempre experimentan problemas en su fase inicial.

La enorme máquina fue construida para hacer chocar átomos de hidrógeno entre sí a energías elevadísimas y registrar las partículas que produzcan las colisiones, para permitir que los científicos tengan una mejor idea sobre la composición del universo.

Esperan que esos choques revelen a escala diminuta lo que ocurrió una billonésima (correcto) de segundo después de la llamada Explosión Primordial, que según muchos expertos dio comienzo al universo. La teoría sostiene que el universo se enfriaba rápidamente a esa etapa y que la materia cambiaba rápidamente.

Después del cierre de la máquina, 53 de los enormes imanes diseñados para guiar y canalizar los haces de protones a velocidad aproximada a la de la luz tuvieron que ser extraídos para limpiarlos o repararlos.

A fin de impedir una repetición del problema, el CERN instala un nuevo sistema de protección altamente sensible para detectar todo aumento indeseado en la resistencia de las conexiones eléctricas e interrumpir la corriente antes de que ocasione daños, dijo una declaración.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes