Agustín, un cuadripléjico que no se rinde en su búsqueda de adrenalina

Agustín Zanoli tenía pasión por la velocidad, la moto, el cuatriciclo y el esquí en Argentina. Hoy cuadripléjico, obtiene su dosis de adrenalina piloteando un dron especialmente adaptado para que lo pueda mover con la cabeza y acelerar con la boca.

El 10 de enero de 2012, a sus 18 años y a casi un mes de terminar la secundaria, un mal giro sobre su cuatriciclo en las dunas de arena de un famoso balneario argentino, Cariló, terminó en tragedia.

"Ya en el momento cuando me accidento me doy cuenta de que algo malo pasaba, porque en el instante no me pude mover más, pero nunca pensé que iba a ser tan, tan grave", recuerda Zanoli en una entrevista a AFP en su casa en Córdoba, ciudad donde a sus 23 años cursa el cuarto año de la carrera de ingeniería mecánica. Agust

Lejos de doblegar su buen humor, aquel accidente lo incentivó a seguir adelante con sus planes: ser ingeniero -estudios que empezó con su cuerpo paralizado-, jugar al fútbol y, más recientemente, volver a sentir la adrenalina con un dron que alcanza hasta los 100 km/h cuando acelera con su boca y gira a las órdenes de los movimientos de su cabeza.

"Manejar un dron de carreras me vuelve a dar la misma adrenalina que me daba el cuatriciclo o la moto. Esa adrenalina que genera es muy linda", dice este chico risueño, alto, robusto y curioso por toda la tecnología que le permita volver a sentir emociones cómo antes del accidente.

Daniel Sequeiros es el ingeniero aeronáutico que hizo posible que Agustín esté considerando incluso participar en carreras de dron, una actividad que está descubriendo luego de formar parte del seleccionado argentino de "power chair", fútbol adaptado para personas en sillas de ruedas.

El encuentro fortuito de Sequeiros en un curso con un amigo de Agustín le encendió la chispa de adaptar un dron.

"Es fantástico dárselo a un chico para hacerlo volar y sentir esta sensación de control y de adrenalina de volar sin ningún riesgo", apuesta este ingeniero de 34 años, a quien le encantaría que otros lo imiten para traer nuevas sensaciones y hasta "tareas" para personas con este tipo de condición física.

Para maniobrar cualquier dron, tal cual un videojuego, las manos son cruciales.

"Así que cuando me dicen que Agustín solo puede mover su cabeza, lo primero que dije es que no podría porque necesitaba manejar un control remoto convencional", cuenta Sequeiros al recordar aquel primer acercamiento hace un año y medio al caso que inspiró esta aventura.

Los drones de carrera, una disciplina deportiva como el aeromodelismo que apenas empieza a conocerse en Argentina, son artefactos más chicos de los que normalmente se ven.

La innovación clave que hizo Sequeiros fue crear un sistema de control de vuelo que mide movimientos de la cabeza y los transforma en controles para el dron.

Agustín logra sentirse en movimiento y "saborear" adrenalina con este aparato que transmite desde sus cámaras a unas gafas "que son como una especie de realidad virtual, donde ves la imagen como si estuvieses arriba del dron" a más de 100 km/h, explica el ingeniero.

Otro dispositivo se coloca en la boca y cuando él muerde "acelera, va más alto o más bajo. Esto le permite tener todo el control del dron y moverse libremente por donde quiera".

Sequeiros, cordobés como Agustín y ahora amigos que juegan los sábados a competir volando estos aparatos, nunca cobró ni se propone cobrar por esta innovación. Su objetivo es que se replique en cualquier lugar el regalo que le hizo a este chico al que admira por su valentía, buen humor y ganas de afrontar la vida.

"Esta tecnología tiene mucha innovación y no buscamos comercializarla ni patentarla, al contrario queremos que se difunda y que cualquier chico que tenga imposibilidad de moverse tenga acceso", dice.

Mientras, Agustín disfruta de ver cómo vuela a toda máquina su dron en un parque lleno de árboles y algunos cables como los más desafiantes obstáculos. "Me inspiro ante las cámaras", bromea sorprendido al finalizar uno de sus mejores vuelos.

"Lo que yo quería lograr era volver a hacer las cosas que hacía antes, de alguna forma adaptada o como se pudiera", dice Agustín, antes de volver a hacer despegar su dron.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes