Astronautas cambian baterías en caminata espacial

CABO CAÑAVERAL, Florida (AP). Los astronautas llegados en el transbordador Endeavour cambiaron ayer viernes las baterías de la estación espacial internacional, en una caminata inusualmente larga en la que se movieron despacio y hasta se quedaron quietos por momentos para evitar nuevos problemas con los trajes como los que obligaron a terminar una salida anterior.

Christopher Cassidy y Thomas Marshburn se las arreglaron para instalar cuatro baterías nuevas, a pesar de moverse a ritmo lento.

Por segunda salida consecutiva, Cassidy tuvo una elevación de los niveles de dióxido de carbono dentro de su traje, pero el problema no empezó hasta que habían concluido su tarea, cerca del final de lo que resultó ser una caminata de siete horas y 12 minutos.

El Control de Misión les había pedido a los astronautas que fueran despacio hacia el extremo de la estación donde necesitaban trabajar.

Fue difícil lidiar con los tornillos endurecidos y los dos se tomaron su tiempo al quitar las baterías de nueve años de antigüedad y enchufar las nuevas.

La última vez que Cassidy salió, el miércoles, se movió tan rápido que el cartucho de limpieza de aire de su traje no pudo llevarle el ritmo. Como resultado, el dióxido de carbono aumentó y obligó a terminar la caminata antes de tiempo.

"El es un (integrante de la fuerza de elite) SEAL de la Marina, está en muy buen estado físico, así que de verdad tuvimos que decirle: 'Sabemos que lo puedes hacer muy bien y muy rápido... simplemente ve un poco más despacio y tómate tu tiempo", dijo la directora de vuelo Holly Ridings.

Los caminantes espaciales esta vez hicieron caso, pero a pesar de su esfuerzo por permanecer relajado, el ritmo metabólico de Cassidy se aceleró por momentos y el Control de Misión le pidió que fuera más despacio. Marshburn lo reemplazó en algunas tareas para darle un descanso.

Cuando la caminata iba por seis horas y media, el Control informó que los niveles de dióxido de carbono estaban aumentando levemente en el traje de Cassidy y les comunicó a los astronautas que debían terminar pronto.

"Bien, muchachos, vuelvan suavemente y con cuidado", les dijo Timothy Kopra desde dentro del complejo formado por la estación y el transbordador espacial Endeavour.

"Despacio y con cuidado", repitió uno de los astronautas mientras cubría los 45 metros (150 pies) del lugar de la reparación a la escotilla. Ambos dijeron estar un poco cansados.

Las seis nuevas baterías que han instalado los astronautas en dos caminatas deben almacenar la energía que recolectan paneles solares en uno de los extremos de la estación espacial. Cada una cuesta 3,6 millones de dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes