Automovilistas emplean "OnStar" para evadir huracán Gustav

DETROIT (AP). Los conductores que son propietarios de automoviles fabricados por General Motors recurrieron en los últimas horas a un servicio llamado OnStar, que proporciona apoyo de seguridad y diagnóstico remoto de sus vehículos, para salir en los últimos días de la zona en la que finalmente chocó el huracán Gustav.

En la mayor parte de los casos, los que llamaban al servicio estaban tranquilos, preguntando pacientemente a los operadores cuáles eran las mejores rutas para salir de Nueva Orleans u otras ciudades del Golfo de México amenazadas por Gustav.

Para la mañana del sábado, las llamadas comenzaron a llegar por miles al servicio OnStar, una filial de General Motors, y para el domingo, la cifra había subido a 3,000 por hora.

"Hay mucha gente varada en las rutas de evacuación", dijo Brad Williams, gerente de servicios para el servicio de ayuda a autyomovilistas, quien estaba supervisando la respuesta de OnStar desde un centro de comando en el centro de Detroit.

Mientras unos dos millones de personas trataban de escapar de la tormenta, OnStar reforzó su personal hasta 500 personas e implementó planes de emergencia en tres centros de llamadas en Pontiac, Michigan; Oshawa, Ontario; y Charlotte, Carolina del Norte.

Los gerentes esperaban que las llamadas del domingo llegasen a 75,000, aproximadamente el doble de un domingo normal.

Las llamadas relacionadas con la tormenta son transferidas a asesores especializados de OnStar, muchos de los cuales trabajaron durante el huracán Katrina.

"Ellos están más preparados. Conocen las preguntas", dijo Williams.

Los asesores estaban armados con mapas computarizados, bases de datos de hoteles con habitaciones vacantes e incluso ubicaciones de albergues de la Cruz Roja, dijo Williams.

Todo el día, los conductores suscritos al servicio preguntaban acerca de los hoteles más cercanos o pedían que localizasen a seres queridos que estaban en camino. Principalmente, querían encontrar rutas que les permitiesen evadir las congestionadas vías de evacuación.

"Ellos no quieren usar las carreteras principales, porque saben que el tránsito está paralizado virtualmente", dijo Kim Dupee, un asesor basado en Charlotte que se pasó gran parte del domingo guiando a personas que salían de Nueva orleans. "Es constante. Las llamadas no cesan".

Los asesores reportaron que la mayoría de las llamadas eran calmadas, de personas que salieron mucho antes que la tormenta tocara tierra. Las autoridades y los automovilistas, dijeron, estaban mucho mejor preparados para Gustav que lo que estuvieron para Katrina.

A diferencia de cuando el paso de Katrina, dicen, hubo muy pocas llamadas acerca de estaciones de gasolina quedándose sin combustible a lo largo de las rutas de evacuación. La administración de OnStar tuvo además que prepararse para más llamadas que cuando Katrina, porque el servicio ha crecido de unos tres millones de subscriptores a más de cinco millones, dijo Williams.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes