Buscan combatir enfermedad mortífera para los murciélagos

ALBANY, Nueva York, EU (AP). Los murciélagos afectados por un trastorno misterioso y mortífero podrían sobrevivir el invierno con la ayuda de calentadores colocados en las cuevas de hibernación, dijeron dos investigadores.

Los biólogos destacan que los calentadores que pondrán a prueba en este invierno no tienen como objeto curar el "síndrome del hocico blanco" que ha matado más de medio millón de murciélagos en tres inviernos desde la Nueva Inglaterra hasta Virginia Occidental.

Pero en un artículo publicado hoy jueves en la edición en línea de Frontiers in Ecology and the Environment sugieren que ese recurso podría ayudar a los murciélagos a conservar suficiente energía como para sobrevivir la temporada de hibernación.

El síndrome del hocico blanco, llamado así por las pequeñas manchas de hongos en los hocicos y alas de los murciélagos en hibernación, ha alarmado a los científicos al propagarse de unas pocas cuevas en el norte del estado de Nueva York hace dos inviernos a por lo menos 55 cuevas en siete estados. Los animales afectados parecen morirse de inanición al agotar sus reservas de grasa antes de que concluya el invierno.

Los investigadores se preocupan por la situación de los murciélagos, que desempeñan un papel importante para controlar las poblaciones de insectos que pueden dañar numerosos cultivos alimenticios.

A medida que los científicos tratan de establecer si el hongo es la causa _como se sospecha_ o un síntoma del hocico blanco, los investigadores Justin Boyles y Craig Willins estudiaron un modo de controlar la enfermedad en base a modelos de computadoras sobre la energía que gastan los murciélagos.

Basados en la suposición de que los murciélagos enfermos despiertan de la hibernación con mayor frecuencia que los animales sanos y que, por lo tanto, queman más grasa para mantener calor, sugieren que pequeñas cajas con calentadores podrían proporcionar refugios cálidos para las criaturas.

"Sería algo así como un recurso provisional", afirmó Willis, profesor de biología en la Universidad de Winnipeg, Canadá. Boyles, el autor principal es estudiante avanzado de biología en la Universidad Estatal de Indiana.

Los murciélagos en hibernación buscan las partes más cálidas de las cavernas durante períodos de actividad. Los dos biólogos examinarán si los murciélagos saludables usarán las cajas con calentadores durante una prueba en los próximos meses en una cueva en Manitoba, Canadá. El estudio piloto está financiado con una subvención de 28,000 dólares del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes