Controversia en Australia por filtro de internet

SYDNEY (AP). Un filtro de internet, llamado "la gran muralla de fuego australiana", ha generado controversias al poder convertir a Australia en uno de los censores más firmes de internet entre las naciones democráticas, al buscar censurar contenidos como la pornografía infantil, violencia o criminalidad.

Los consumidores, activistas por los derechos civiles, proveedores de internet y políticos de oposición se cuentan entre los críticos del filtro obligatorio, que bloquearía al menos 1,300 sitios prohibidos por el gobierno,

Cientos de personas protestaron en las capitales estatales durante este mes.

"Esto obviamente es censura", dijo Justin Pearson Smith, de 29 años, quien organizó actos en Melbourne y unos de los varios grupos en la red social Facebook que están contra la medida.

La lista de sitios prohibidos, que el gobierno no ha publicado, es arbitraria y no está sujeta a escrutinio legal alguno, dijo Smith, lo cual deja al gobierno y los legisladores con toda libertad para satisfacer sus intereses.

"Creo que el dinero sería mejor empleado en invertir en el cumplimiento de las leyes y enfrentar a los productores de pornografía infantil", dijo.

Los proveedores de internet afirman que un filtro podría reducir las velocidades de acceso y muchos ponen en duda su capacidad para cumplir las metas manifiestas. El material ilegal como la pornografía infantil suele ser intercambiado en redes entre pares o "peer-to-peer" o sitios de charla virtual o "chateo", los cuales no serían cubiertos por el filtro.

"La gente no publica abiertamente pornografía infantil, de la misma forma en que no puedes entrar a una tienda en Sydney y comprar una ametralladora. Un filtro de esta naturaleza solamente bloquea material de sitios públicos, pero el material ilícito... es intercambiado en el mercado negro, por medio de canales secretos", dijo Geordie Guy, vocero de Electronic Frontiers Australia, un grupo de activismo.

El ministro de Comunicaciones, Stephen Conroy, propuso el filtro este año, en cumplimiento de una promesa realizada hacía un año por el gobierno del Partido Laborista para hacer más segura y limpia internet.

"Este no es un debate sobre la libertad de expresión", dijo en un correo electrónico a The Associated Press.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes