EU: Supuestos espías rusos habrían usado celulares y Wi-Fi

NUEVA YORK ( AP). Antes de salir a una misión, James Bond debe pasar por el laboratorio de Q, en el que encuentra artefactos confeccionados especialmente para sus necesidades, como un reloj explosivo. Pero la historia de los supuestos espías rusos arrestados esta semana no era tan sofisticada: se alega que usaron en gran medida productos electrónicos encontrados en una tienda común.

" En los viejos tiempos, tendrían equipos especiales al estilo KGB. Ahora tienen computadoras normales, laptops normales", dijo Sujeet Shenoi, profesor de computación de la Universidad de Tulsa y frecuente asesor del FBI. " La tecnología es tan poderosa hoy día que ya no necesitas tener un equipo especializado".

Según los documentos introducidos por el FBI en el arresto de los 11 sospechosos de espionaje, los supuestos agentes rusos trabajaban con computadoras portátiles, tarjetas de memoria y al menos un teléfono celular prepago.

A los detenidos se les acusa de apoyar sus actividades con tecnología más típica del viejo mundo del espionaje, como radios de onda corta, tinta invisible y un método de codificación clásico y manual.

En una época, las radios de onda corta fueron relativamente comunes en las casas. Actualmente, más bien podrían elevar las sospechas si el FBI cree que alguien es un espía. No ocurre lo mismo con computadoras portátiles, celulares y tarjetas de memoria.

Pero esto no significa que los espías puedan confiarse. La forma en la que estos sospechosos usaron productos comunes fue reveladora para agentes del FBI que los siguieron por años.

El FBI señaló que unos de los sospechosos, Anna Chapman, iba a una cafetería en Manhattan los miércoles con su computadora portátil. Poco después, pasaba por la zona una camioneta que el FBI sabía pertenece a un funcionario ruso. A la vista de cualquiera, no había ningún contacto entre ellos.

Pero los agentes federales descubrieron que la computadora de Chapman estaba configurada para conectarse de forma inalámbrica a una computadora en la camioneta, con tecnología Wi-Fi. En el poco tiempo que las computadoras estaban cerca, era posible transferir archivos codificados.

El FBI determinó este mecanismo usando un programa comercial de análisis de Wi-Fi, no con un artefacto del laboratorio de Q.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes