EU: aumento de los combustibles alienta el teletrabajo

WASHINGTON (AFP). Es un día típico para Joanne Senn: envía a sus hijas a la escuela, alimenta a los gatos y se apresta a iniciar su jornada laboral como responsable de marketing del sector de programas informáticos de IBM... en su cocina.

Esta estadounidense de 46 años, que vive en Austin (Texas, centro-sur) dice pasar 95% de su tiempo de trabajo en su domicilio, donde consulta su correo electrónico, organiza conferencias telefónicas con sus colegas en Europa y Estados Unidos e intercambia ideas por medio de un programa de mensajería instantánea.

"Es muy gratificante escapar al tráfico", se congratula Senn, que evita el diario trayecto de 25 kms hasta las oficinas de IBM en Austin. "Uno puede concentrarse más", dice feliz.

A lo largo y ancho del país, cada vez más trabajadores, asalariados o no, se orientan hacia el teletrabajo para economizar en gastos de transporte, en momentos en que los precios de los combustibles no paran de subir.

No menos de 48% de los empresarios del país ofrecen posibilidades de trabajo domiciliario al menos una vez por semana, según Society of Human Resource, una asociación de ejecutivos. Otras iniciativas que buscan enfrentar la disparada de los precios de los combustibles incluyen principalmente la semana de cuatro días, asistencia para compartir vehículos o subsidios para el transporte, según la asociación.

IBM integró la noción de teletrabajo y otras opciones similares desde 1992, con resultados positivos. La empresa afirma que cerca de 40% de sus 386,000 empleados tienen la opción al menos parcial de trabajar a distancia.

Gracias a tecnologías como las redes privadas virtuales, que permiten a los empleados contactarse en circuitos seguros de las empresas, los asalariados pueden ser igualmente productivos fuera de sus oficinas, estima Andrea Jackson, responsable de movilidad y condiciones de trabajo de IBM, en relación al creciente interés por el teletrabajo.

"En IBM nos concentramos en los resultados", afirma. "Con esto en mente, el lugar a partir del cual se trabaja no tiene realmente importancia. Hemos descubierto que (las condiciones flexibles de trabajo) permiten a los empleados ser más productivos".

Un estudio realizado en 2006 por la universidad de Maryland y Rockbridge Associates mostró que cerca de 2% de los estadounidenses realizaban teletrabajo a tiempo completo y 9% parcialmente.

Pero la investigación mostró que 25% de los trabajadores podrían potencialmente trabajar a distancia y que si lo hicieran podrían economizar al menos 3,900 millones de dólares.

Charles Colby, presidente de Rockbridge, indicó que esa ganancia podría ser mayor con el alza de los combustibles, pero que el número de personas que efectivamente se inclinarán hacia ese modo de trabajo es todavía incierto.

"Tal vez descubramos que la gente continuará acudiendo a su lugar de trabajo, pero opten por compartir sus vehículos o usen automóviles que consuman menos combustible", afirmó.

Según Jack Heacock, vicepresidente de la Telework Coalition, un grupo que promueve el teletrabajo, esta práctica se está extendiendo más allá de las esferas tradicionales como centrales telefónicas.

"En los últimos seis meses, hemos recibido un número creciente de llamados de industrias pesadas que buscan información sobre lo que podrían hacer por sus empleados", señaló.

Heacock advierte sin embargo que algunos empresarios so reticentes a este modo de trabajo. "La mayoría de los empresarios cree firmemente que es imperativo estar en su lugar de trabajo", lamenta.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes