Ecografías "4D", tecnología útil o nuevo juguete social

Madrid ( EFE). La tecnología se pone al servicio de la maternidad. Se les denomina ecografías "4D" y con ellas se puede ver al bebé en el vientre de la madre en movimiento y en tiempo real. Los médicos debaten si se trata de una tecnología útil como prueba diagnóstica o nada más que un nuevo juguete de uso social.

Es la nueva tendencia de la medicina obstétrica. A diferencia de las ecografías en tres dimensiones o "3D", las "4D" agregan color y movimiento a la imagen. Por eso se las denomina " ecografías en tiempo real".

Las clínicas privadas están de enhorabuena. Esta nueva tecnología seduce a cientos de padres que desean averiguar cómo es la cara de su bebé antes de que nazca. Y la publicidad les atrae con frases publicitarias del tipo "Mírame mamá" o con preguntas como " ¿Están listos para tener una experiencia increíble?" o con ejemplos: " Es como si estuviera viendo a su hijo en la TV".

Lo cierto es que, ya que vamos a guardar en el futuro las fotos del recién nacido, ¿por qué no empezar directamente desde el útero materno?.

Hace años que las ecografías son una rutina en todos los exámenes ginecológicos para embarazadas. La ecografía estándar proporciona la imagen en dos dimensiones del feto. A través de ellas, el médico puede evaluar el desarrollo del bebé, determinar la edad gestacional y detectar cualquier anomalía.

La ecografía convencional utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes fijas de órganos y tejidos. La ecografía multidimensional "3D" utiliza igualmente el ultrasonido, pero permite mostrar imágenes con volumen del feto.

Ahora, la ecografía "4D" añade el movimiento y el color. Se trata de una imagen en tiempo real donde las facciones del bebé son mucho más precisas y realistas.

No se trata de una película, sino de un barrido de ondas ultrasónicas que chocan con las estructuras corpóreas y las reflejan haciendo una especie de eco: de ahí, la denominación " ecografía". Este eco es analizado y convertido en imágenes mediante procesadores.

La impaciencia por ver la cara del futuro bebé está abarrotando los centros privados donde se llevan a cabo estas ecografías "4D". El lote incluye DVD, fotos e incluso llaveros con la cara del bebé por un precio aproximado de 200 euros (unos 272,7 dólares).

La mayoría de los centros privados que realizan este tipo de ecografías recomienda que se lleven a cabo después de veinticinco semanas de gestación, tiempo suficiente para ver los rasgos definidos del bebé.

Le preguntamos a Diana María Flores, técnica especialista en diagnóstico a través de la imagen, cuál es la reacción de los padres al ver tan nítidamente los rasgos de su bebé y nos cuenta que " inevitablemente, la mayoría se pone a llorar".

Existe un debate abierto entre la comunidad científica respecto al uso de esta nueva tecnología. Un informe realizado por varios científicos del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) revela que " todavía no hay evidencias de que esta tecnología sea útil para diagnosticar anomalías en el feto". Además, añade que, "aunque es una tecnología prometedora, en la actualidad implica un costo extra y no ofrece un beneficio extra".

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras sociedades científicas como el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG) recomiendan hacer sólo una o dos ecografías en mujeres embarazadas de bajo riesgo. " No se justifica la exposición fetal al ultrasonido si no se espera obtener un beneficio médico". Su uso en indicaciones específicas se encuentra aún en periodo de estudio.

Un artículo del " British Medical Journal" cuestiona el uso social y no médico de la ecografía "4D". El autor del texto, Geoff Watts, dice que, " aunque no hay evidencias de que existan efectos físicos que puedan dañar al feto, los expertos de salud pública, de la medicina clínica y de la industria están de acuerdo en que la exposición casual al ultrasonido, especialmente durante el embarazo, debe ser evitada".

Sin embargo, otra parte de mundo científico ve en esta nueva tecnología un fructífero uso médico y advierten que "se ahorra mucho tiempo en detectar algún problema en el bebé. Con las ecografías normales la identificación es más costosa".

Muchas son las investigaciones y estudios que los expertos están llevando a cabo sobre este tema. En una cosa están todos de acuerdo y es en que habrá que esperar un tiempo para comprobar qué nuevas utilidades de diagnóstico trae este tipo de avances tecnológicos.

No sería extraño que, según avanza la tecnología, dentro de unos años las futuras mamás pudieran ver la fisionomía de sus fetos a través de su teléfono móvil, con un software especializado en estas tareas. Pero eso será en el futuro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes