Falsa reacción de Gabo a Vargas Llosa y la ingenuidad digital

Bogotá ( EFE). Los peligros del mal uso de Twitter por parte de los medios de comunicación se evidenciaron hoy cuando estos se hicieron eco de un supuesto mensaje del escritor colombiano Gabriel García Márquez, en relación al Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa, y que finalmente se confirmó como falso.

La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que preside García Márquez, señaló a través de su director general, Jaime Abello, que ese mensaje difundido por Twitter no pertenecía al escritor colombiano y que sólo fue una " suplantación".

Todo empezó cuando en la cuenta @elgabo, perteneciente a un individuo no identificado y que el público entendió era la de García Márquez, apareció un mensaje que decía "cuentas iguales", en relación al premio otorgado a Vargas Llosa, que él ya había recibido anteriormente.

Dada la enemistad desde hace años entre los dos autores, inmediatamente los medios de comunicación recogieron el mensaje que el supuesto "Gabo" lanzó por Twitter y preguntaron sobre el mismo a Vargas Llosa, en una rueda de prensa que ofreció hoy el escritor peruano desde Nueva York.

Vargas Llosa admitió estar " muy agradecido" por la " cariñosa" declaración.

Sin embargo, el director de la FNPI confirmó poco después a Efe que la cuenta que los periodistas habían atribuido a "Gabo" era falsa.

" Lo que hay que decir en relación al caso 'Gabo' es que no solo hay una, sino varias cuentas que usan el nombre de García Márquez en Twitter y Facebook, y ninguna de ellas le pertenecen", argumentó Abello.

Recordó que, en el caso de Twitter, " se debe dar confiabilidad cuando se trate de personajes importantes con cuentas verificadas", ya que " la certificación de cuentas es importante".

En el caso de la cuenta del falso García Márquez, aunque este se presentaba en su perfil como " soy Gabo, escritor y periodista", junto a una fotografía del autor, no aparecía el logotipo del sistema de verificación oficial de la red social de microblogs.

Aún así, la cuenta falsa tiene 134,273 seguidores, lo que demuestra, según Abello, " que hay mucha ingenuidad entre el gran público, pero también entre profesionales del periodismo respecto a la credibilidad que se brinda a mensajes apócrifos que circulan por Internet".

El director de FNPI explicó que el artífice de esa cuenta falsa llegó a enviar un mensaje a la fundación en la que culpó de la polémica a " la falta de educación digital de los periodistas".

Abello expresó su preocupación por el uso indebido que se puede llegar a hacer de Twitter como fuente periodística, aunque reconoció que " es parte del proceso de adaptación por parte de los medios".

" En el largo plazo hay una necesidad de más educación en Internet, hay que distinguir entre lo verdadero y lo falso", recordó a Efe Abello, quien hizo un " llamamiento a estar en guardia contra la ingenuidad digital".

No es la primera vez que una falsa información en Twitter acaba siendo recogida por los medios de comunicación.

Recientemente, el rumor de la muerte del músico argentino Gustavo Cerati, en coma desde hace varios meses, acabó siendo difundido como una información real por los medios que tuvieron que rectificarse después.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes