General Motors se pone las pilas con el EN-V

Toronto, Canadá ( EFE). Tras pasar por uno de sus momentos más críticos en el 2009, una rejuvenecida General Motors está dispuesta a redefinir el concepto del automóvil con vehículos radicales como el prototipo EN-V cuya principal fuente de energía es la electricidad.

Toyota abrió el horizonte del sector con su apuesta por el desarrollo de vehículos híbridos, que combinan un motor de combustión como principal fuente de propulsión con un motor eléctrico para reducir el consumo de gasolina cuando sólo se necesita una fracción de la potencia.

Pero al fin y al cabo, vehículos como el Toyota Prius son vehículos convencionales a los que se añade una pequeña planta eléctrica. A finales de este año, General Motors tiene programado poner a la venta el Chevrolet Volt, un vehículo que sí constituirá un giro radical con respecto al sector del automóvil que conocemos desde hace un siglo.

En el Volt, que tiene la forma de un automóvil tradicional, la principal fuente de energía es un motor eléctrico.

Sus baterías son recargables literalmente conectando el vehículo a un enchufe doméstico.

Y también cuenta con un pequeño motor de combustión. Pero a diferencia del Prius, este motor no mueve las ruedas del Volt. Sólo sirve para generar electricidad en caso de que las baterías del auto se descarguen y no haya un enchufe cercano.

Más que nada, el motor de combustión sirve para eliminar la ansiedad que pueden sufrir los conductores cuando vean que las baterías se descargan antes de llegar a su destino.

Si el Volt no es lo suficientemente radical, General Motors ya está trabajando en un concepto más novedoso, el EN-V (acrónimo de Electric Networked-Vehicle que se puede traducir como Vehículo en Red Eléctrico).

El prototipo fue presentado recientemente en China. No en vano, el EN-V está pensado para un entorno de urbes masivas, como al que se encamina el gigante asiático, y está desarrollado por GM junto con empresas chinas.

Para el 2030, las zonas urbanas del mundo serán la residencia del 60 por ciento de los 8,000 millones de personas que habitarán el planeta lo que supondrá enormes desafíos a la hora de solucionar las necesidades de transporte diarias de casi 5,000 millones de personas.

El concepto EN-V, del que GM ha producido tres prototipos llamados Jiao (Orgullo), Miao (Magia) y Xiao (Risa), está basado en el vehículo PUMA de la empresa Segway, el fabricante de vehículos eléctricos de dos ruedas que se mantienen estables gracias a un sistema de giroscopios.

Como el PUMA o el Segway, EN-V sólo tiene dos ruedas en paralelo, cada una de ellas con su propio motor eléctrico, y cuenta con una tecnología de estabilización dinámica que permite transportar dos personas y una pequeña cantidad de carga en un espacio que es un tercio del tamaño de un vehículo tradicional.

La electricidad que necesita el EN-V está almacenada en baterías de litio-ion que totalmente cargadas ofrece una autonomía de al menos 40 kilómetros. El vehículo puede ser recargado desde enchufes domésticos.

En total, un vehículo EN-V pesa menos de 500 kilogramos y tiene una longitud total de 1,5 metros. En comparación, un vehículo medio hoy en día pesa 1,500 kilos y mide 3 metros de largo.

Una de las principales características del EN-V es que gracias a la utilización de GPS, sistemas de comunicación entre vehículos y sensores de proximidad, los vehículos pueden ser conducidos de forma manual o automática.

GM considera que en su modo automático, los EN-V pueden garantizar la reducción de los atascos de tráfico al permitir la selección de la ruta más rápida para llegar a su destino gracias al acceso de información del tráfico en tiempo real.

Y por supuesto, para un vehículo que tiene en su nombre la palabra Red, los EN-V estarán dotados de internet para que los ocupantes del vehículo se puedan comunicar y conectar mientras viajan.

Aunque el EN-V es uno de esos prototipos que aparecen de vez en cuando en el sector del automóvil para despertar la imaginación del público pero que nunca parecen materializarse, el trabajo de GM con el Chevrolet Volt anticipa que esta vez el fabricante va en serio.

El futuro éxito, o fracaso, del Volt determinará lo que pueda pasar con el EN-V.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes