Google: Un cuarto de millón de alemanes rechazan "Street View"

BERLIN (AP). Google informó este jueves que más de 244,000 alemanes han solicitado que sus casas no sean mostradas de una manera reconocible en su programa Street View, programado para ser lanzado en Alemania el mes próximo.

En un comunicado, el gigante de internet calculó que las solicitudes significan alrededor del 3% del número total de hogares en las 20 ciudades más grandes de Alemania, cuyas imágenes a nivel de calle estaban a punto de ser colocadas en línea como parte del programa de cartografía de la empresa.

"El alto número de objeciones al programa Google Street View muestra que los ciudadanos quieren decidir qué datos sobre sí mismos es difundido en internet", dijo Peter Schaar, el director de la oficina de protección de datos de Alemania.

Las autoridades alemanas habían exigido a Google que respetara la decisión de aquellos ciudadanos que no desearan que sus casas fueran vistas en Street View, pues insistió que el colocar imágenes del exterior de casas particulares en internet violaba las políticas de respeto a la intimidad.

En la actualidad, Street View está disponible en 23 países. Alemania es el único donde los ciudadanos pueden pedir que sus casas sean mostradas de forma irreconocible o eliminadas del programa antes de que se ponga en línea.

La empresa advirtió el jueves que si bien estaba buscando garantizar que todas las solicitudes se cumplan, no podría "garantizar que todas las solicitudes" recibidas pudieran ser "procesadas por completo, como por ejemplo, en los casos en que la dirección no esté clara".

Google también proporcionará una herramienta para que cualquier persona que lo solicite pueda hacer que las imágenes captadas en Street View se vuelvan irreconocibles. La herramienta estará disponible cuando el servicio ya esté disponible en internet.

Street View ha enfrentado dificultades en Alemania, Corea del Sur y otros lugares en medio de temores de que la gente _fotografiada sin su consentimiento_ pueda ser vista en las imágenes haciendo algo para lo que no querían ser vistas o en lugares donde no querían ser mostrados.

La compañía con sede en California perdió la confianza de muchas personas en Europa durante el segundo trimestre del año, cuando tuvo que reconocer que la tecnología utilizada por los automóviles que toman las fotografías para Street View también había detectado fragmentos de las actividades en línea de las personas mientras se difundían por redes públicas de Wi-Fi en los últimos cuatro años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes