En Gran Bretaña se expande la medicina en línea

LONDRES ( AP). Cada vez más cibersitios expanden los límites de la medicina a control remoto. Por lo menos media docena ofrecen consultas y medicaciones que la mayoría de las naciones sólo permitirían en visitas personales, o a la distancia con la ayuda de una cámara o un llamado telefónico.

Los sitios son completamente legales y caen bajo la jurisdicción de un regulador llamado Comisión de Calidad de Atención. No es de sorprender que la mayoría de los fármacos demandados son para la disfunción eréctil, enfermedades de transmisión sexual y pérdida del cabello.

Esos sitios no se encargan de problemas médicos graves ni emergencias ni tampoco comercian con narcóticos, analgésicos o remedios potencialmente adictivos.

" Los cibersitios británicos son decididamente una excepción, pero anuncian el comienzo de una tendencia que pronto veremos por doquier", dijo el Dr. Steinar Pedersen, fundador y asesor especial en el Centro Noruego de Telemedicina.

" Las opiniones cambiarán a medida que la gente se sienta más cómoda con la tecnología", opinó.

Pedersen dijo no saber si hay otros países donde es legal la medicina en línea para pacientes que no conocen a los médicos y ni siquiera hablan con ellos. La Comisión Europea no inspecciona dichos sitios, pero está elaborando un documento sobre los aspectos legales de la telemedicina.

En naciones como Canadá, Dinamarca, Noruega, Alemania y Francia los médicos sólo están autorizados a tratar a pacientes en línea si los han visto antes en persona.

En Estados Unidos, varias compañías ofrecen medicina en línea, pero los pacientes típicamente deben hablar con un médico por teléfono o establecer una videoconferencia para una conversación cara a cara.

La Asociación Médica Canadiense dijo que los médicos que aprueban recetas para pacientes a quienes no han visto en persona se arriesgan a perder su licencia.

Pero ese no es el caso en Gran Bretaña, donde las leyes son menos estrictas.

La Comisión de Calidad de Atención sólo supervisa el trabajo de los médicos en consultorios privados. Los médicos que trabajan para el gobierno están exentos de la regulación. Si se recetan remedios, los cibersitios deben estar registrados con una agencia reguladora de fármacos.

Los sitios cobran generalmente por una consulta médica entre 8 y más de 20 libras (de 13 a más de 30 dólares) que no están cubiertas por el sistema nacional de salud. Algunos incluso envían un porcentaje reducido de sus fármacos al exterior: en Europa es legal que los remedios traspongan fronteras siempre que sean para uso personal.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes