Hacker se declara culpable de robo de tarjetas

BOSTON ( AP). Un hacker hispano que fue otrora un informante del gobierno y cerebro de uno de los mayores casos de robo de identidad en la historia de Estados Unidos, se declaró culpable en un acuerdo con la fiscalía que le enviará a prisión durante 25 años.

Albert González, de 28 años y residente de Miami, admitió el viernes haber invadido los computadores de comercios detallistas como TJX Cos., BJ's Wholesale Club, OfficeMax, Boston Market, Barnes & Noble y Sports Authority. Las autoridades federales dijeron que decenas de millones de números de tarjetas de crédito y débito fueron robadas en esas operaciones.

González se declaró culpable en un tribunal federal de Boston de 19 cargos de asociación ilícita, fraude cibernético, fraude postal, fraude mediante la utilización indebida de aparatos electrónicos y robo de identidad con premeditación. Además, se declaró culpable de un cargo en Nueva York en el que estaba acusado de asociación para cometer fraude postal por entrar en los computadores de la cadena de restaurantes Dave & Buster's.

Conforme al acuerdo con la fiscalía, González encara de 15 a 25 años de cárcel en Massachusetts y 20 años en Nueva York. Las penas transcurrirían simultáneamente.

Será sentenciado el 8 de diciembre.

Las autoridades dijeron que González fue el cerebro de un grupo dedicado a robar información de los grandes detallistas.

El abogado de González en Miami, René Palomino, dijo que su cliente está " extremadamente arrepentido".

González, que usaba el seudónimo de " soupnazi" en la internet, era autodidacta y un genio de la computación, dijo Palomino. En el 2003, González fue detenido por hacking pero no fue acusado porque pasó a ser informante y ayudó a Servicio Secreto a localizar a otros hackers. Empero, según las autoridades continuó utilizando sus dotes en actividades ilegales.

En los siguientes cinco años, entró en los sistemas de computación de empresas que componen la lista de las 500 más importantes elaborada por la revista Fortune, al mismo tiempo que ayudaba a las autoridades federales.

Vivió entonces un estilo de vida a lo grande. Las autoridades indicaron que amasó 2,8 millones, adquirió un condominio en Miami y un automóvil BMW. Conforme al acuerdo, González debe renunciar a más de 2,7 millones de dólares, así como a su condominio, auto, un anillo de la joyería Tiffany que regaló a su prometida y varios relojes marca Rolex que dio a su padre y amigos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes