Hiriko, el pequeño coche eléctrico se presenta en Bruselas

BRUSELAS, 24 enero 2012 ( AFP) - Su volante es similar al de un Fórmula 1, tiene un motor en cada rueda y se pliega al aparcarse: Hiriko, el pequeño coche eléctrico español presentó en Bruselas su revolucionario concepto de movilidad urbana que pronto saldrá a las calles de cinco ciudades europeas.

Por su nombre parece japonés. Pero este coche eléctrico biplaza de 2,7 metros de largo por 1,7 de ancho, se fabrica en un 100% en Vitoria, una próspera ciudad industrial del País Vasco (norte de España). De allí su nombre Hiriko en euskera (urbano).

Este martes, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Barroso, presentó el primer modelo del novedoso vehículo ante el mundo. "Un año después se lanzará en Malmoe (Suecia), Berlín, San Francisco, Hong Kong y Barcelona", contó a la AFP Gorka Espiau, coordinador del programa Internacional de Hiriko.

"En esas ciudades ya hay un acuerdo. Pero también estamos en conversaciones con Islas Galápagos, en Ecuador, y Hong Kong", agregó.

La idea es que "el coche funcione como una flota", similar a la del programa público de alquileres de bicicletas que ya funciona en varias capitales europeas.

"En un inicio no habrá coches privados", aseguró.

De esa manera cualquier persona podrá alquilar el coche al salir del aeropuerto e ir hasta el centro de la ciudad, o utilizarlo como medio de transporte en áreas específicas. Siempre respetando sus principios básicos de movilidad urbana evitando la contaminación, por lo que cada unidad se usará "una hora o dos".

Hiriko es revolucionario por donde se mire y está lleno de sorpresas. No es tradicional: "todos los controles y funciones del coche están en el volante, al igual que un Fórmula uno", dijo con entusiasmo Espiau.

Tiene cuatro motores. "Cada motor va en las ruedas y cada rueda es autónoma, lo que le permite girar 360º", con un sistema de tracción integral, describe.

Y este coche ya de por sí diminuto es capaz de retraerse al aparcar hasta quedar reducido a 1,5 metros. Ese mismo sistema que hace que el coche se doble, absorbe el 60% del impacto en caso de un golpe frontal.

Destinado a las grandes ciudades, no superará la velocidad limitada a 50 km/h, con una autonomía de 120 km. "El coche limita automáticamente la velocidad límite ya que va conectado a un GPS pero la idea es que no se use en carreteras".

Otra peculiaridad de Hiriko es que no requerirá de cadena de montaje como los automóviles tradicionales, sino que sus siete módulos se podrán ensamblar en cualquier planta con franquicia del planeta. La idea es similar al modelo de la marca sueca Ikea. "Nosotros hacemos los módulos y los enviamos a la ciudad donde habrá una planta de ensamblaje", indicó. "Rompemos el modelo tradicional de la industria" automotriz y a la vez "creamos empleo", señaló.

En medio de una frenética jornada con los 17 ministros de Finanzas de la Eurozona en la capital europea para encontrar una salida a la crisis de la deuda, la Comisión Europea dedicó un momento de su agenda para dar luz verde a Hiriko, una idea que inicialmente presentó el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y se ejecutó en el parque tecnológico de la capital alavesa.

Hiriko quiere taparle la boca a los escépticos con su diseño y cualidades, que reúnen casi todos los atributos de movilidad sostenible en boga en las capitales europeas, como los vehículos eléctricos con batería, los híbridos, los coches eléctricos impulsados con pila de combustible de hidrógeno e incluso las bicicletas.

En una segunda fase, el coche se podrá adquirir por un precio de "unos 12.000 euros". "El precio no incluye las baterías", precisó Espiau.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes