Ingleses fabrican biocombustible ante alza de gasolina

WINSLOW, GB (AFP) - En el corazón de la campiña inglesa, una decena de hombres reciben un curso de fin de semana para aprender a fabricar biocombustible de aceite usado para freír pescado y papas, una práctica que se está popularizando en el Reino Unido para aliviar el encarecimiento de la gasolina.

"Quiero economizar dinero, no quiero estar en una posición en la que, debido al alto precio de la gasolina, no puedo ya sacar el coche", explicó Mike Kempton durante el cursillo organizado en la región de Oxford (centro de Inglaterra) por una asociación defensora del medioambiente.

"Además, me preocupa verdaderamente el impacto (del automóvil) en el medioambiente", explicó Kempton, tras recibir una de las clases organizadas por la asociación Iniciativa para una vida con bajo impacto en el medioambiente.

Esta organización ha formado ya a unos mil británicos en esta "ciencia", comprobando que el interés por aprender a fabricar biocombustible en base a aceite vegetal aumenta cada vez que el precio del barril de crudo bate un récord.

Equipados con lentes de protección y guantes plásticos, los participantes dicen que buscan también una revancha sobre las todopoderosas compañías petroleras, y que no quieren ya pagar los altos impuestos sobre la gasolina.

Gran Bretaña, a diferencia de países como Francia, autoriza que particulares produzcan su propio biocombustible, y no les cobra impuesto si la cantidad fabricada no supera el límite de 2,500 litros anuales.

El maestro del cursillo, Jon Halle, da primero una lección de química elemental, antes de mostrar cómo, a partir de un litro de aceite vegetal usado, y de metanol, se puede obtener un litro de biocombustible y un residuo de glicerina.

"Algunos de los participantes en el cursillo no tienen ninguna noción científica; otros en cambio son químicos, pero todo el mundo puede aprender si dedican el tiempo necesario", asegura Halle.

"Hay algunos riesgos, porque se utilizan productos químicos peligrosos y electricidad. Pero sólo se necesita poner atención. Es cómo cocinar, pero a gran escala", explicó Halle, de la sociedad Goldenfuels.

Si la mezcla está bien hecha, los vehículos diesel pueden utilizar sin modificación el combustible producido, sin ningún riesgo para el motor.

El biocombustible fabricado a base de aceites vegetales permite también reducir en un 75% las emisiones de carbono respecto a su equivalente mineral.

El aceite vegetal se puede recuperar por ejemplo en pubs y restaurantes de fish and chips, tan populares en Gran Bretaña.

Otro de los participantes, Matthew Stephens, explica que vino a aprender esta técnica para sentirse "más verde", ya que tiene que utilizar mucho su vehículo para desplazarse, debido a su trabajo.

"Si puedo usar biocombustible me sentiría mejor porque no hay prácticamente emisión de dióxido de carbono", dijo.

El equipo básico para producir este biocombustible cuesta entre 1,000 a 2,000 libras (entre 2,000 a 3,000 dólares, 1,265 a 2,531 euros), suma a la que se debe agregar unos 15 céntimos (19 centavos de euro) por litro de carburante para los productos químicos.

Esto significa que para amortiguar la inversión inicial, se debe producir biocombustible al menos durante un año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes