Japón podría usar teléfonos celulares contra pandemias

TOKIO (AP). Las autoridades japonesas están financiando un simulacro por el cual intentarán contener una enfermedad altamente contagiosa y salvar la vida de muchos estudiantes: mediante el empleo de teléfonos celulares.

Una filial de Softbank Corp., empresa japonesa de teléfonos celulares y la internet, ha propuesto un sistema para limitar las pandemias mediante esos teléfonos.

El experimento financiado por el gobierno japonés consiste en crear una enfermedad virtual dentro de unos meses: el mal altamente contagioso se extenderá por una escuela primaria de Japón. La dolencia comenzará con varios niños, que infectarán a otros en sus contactos diarios.

Si no son adoptadas medidas urgentes, el mal se propagará rápidamente entre los estudiantes, luego los padres y otros miembros de la comunidad.

Los detalles no han sido ultimados, pero Softbank espera seleccionar una escuela primaria con unos 1,000 estudiantes, a quienes dotará de celulares con GPS. El emplazamiento de los niños será registrado cada minuto del día y almacenado en un servidor central.

Unos pocos estudiantes serán elegidos como "infectados" y se compararán sus movimientos de los últimos días con los del resto. La información almacenada en sistemas de geolocalización GPS será utilizada para determinar qué niños se cruzaron con los estudiantes infectados y podrían haber contraído la dolencia.

Las familias de los estudiantes expuestos serán notificadas con mensajes en sus celulares, recomendando que sean examinadas por un médico. En caso de pandemia, ello podría limitar la propagación.

"El número de personas infectadas por dicha enfermedad se duplica rápidamente, triplica y cuadriplica a medida que se extiende. Si ese ritmo es disminuido incluso en una pequeña proporción, tiene un gran efecto al contener la infección en general", dijo Masato Takahashi, que trabaja en estrategia de infraestructura de Softbank.

Lo demuestra con un cálculo: Si una persona infectada contagia a otras tres por día y esa persona recién infectada contagia a otras tres, en el décimo día unas 60,000 personas quedarían contagiadas.

En cambio, si cada persona infecta solamente a otras dos por día, en el décimo día el número de infectados quedaría reducido a 1,500.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes