Libertad de información, foco del debate sobre BlackBerry

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos ( AP). Los extremistas que realizaron los ataques terroristas de 2008 en Mumbai, India, utilizaron teléfonos móviles y otros dispositivos tecnológicos de mano para coordinar un ataque que dejó 166 muertos.

Los celulares con videocámaras ayudaron a difundir por el mundo las imágenes emblemáticas de una joven iraní muriendo de una herida de bala en medio de la " Revolución Verde" de 2009 en el país, imágenes que se esparcieron rápidamente en cibersitios que el gobierno intentó bloquear febrilmente.

Ahora el uso de tecnologías nuevas y sofisticadas es una nueva señal de alarma en dos de las mayores economías del mundo árabe.

Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos han amenazado con cortar servicios populares para los dispositivos BlackBerry, a menos que le saquen algunas concesiones que casi con toda seguridad les darán un mayor acceso a la información de los usuarios.

Los dos países citan amenazas de seguridad y Estados Unidos dice que esas preocupaciones son legítimas, pero los críticos dicen que los temores de ciertos gobiernos también representan una justificación cómoda para apretar aún más los controles sobre aquella información que consideren que puede promover la oposición o la corrupción moral de sus sociedades.

" A diferencia de Facebook o internet, este es un medio muy difícil de controlar", dijo Christopher Davidson, un experto para asuntos del Golfo Pérsico en la universidad británica de Durham.

" Las preocupaciones sobre seguridad, incluidas las amenazas terroristas, están siendo utilizadas tristemente para enmascarar esta represión, y la comunidad internacional está creyendo esta explicación", agregó.

Es un tira y afloja sobre el acceso a los datos y la preocupación sobre la seguridad que también ocurrió en la censura realizada por China contra Google Inc., y destaca la rapidez con la que los cambios tecnológicos están sembrando inquietud en países donde el flujo sin trabas de la información digital es considerado una amenaza.

Al igual que China e Irán, Emiratos Arabes Unidos y Arabia Saudí vigilan activamente el internet, bloqueando el acceso de los usuarios locales a la pornografía o al material considerado política o moralmente objetable. Ninguno de ambos países del Golfo Pérsico permite la oposición política organizada o la elección directa de representantes nacionales. La libertad de expresión es limitada.

En la región, los BlackBerry son utilizados tanto por profesionales ajetreados como por consumidores que los ven como una manera de eludir la atención indeseada de las autoridades, incluso si la versión del servicio para el consumidor común carece del nivel de protección ofrecido a clientes corporativos.

La juventud saudí, segregada por sexos en público, usa los dispositivos para coquetear con disimulo, mientras los usuarios de Emiratos Arabes Unidos han recibido mensajes instándolos a boicotear las gasolineras en protesta por el alza de los precios: un llamado que contraviene la normativa contra las manifestaciones no autorizadas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes