Marcas de lujo ponen el ojo en teléfonos portátiles

BASILEA, Suiza (AFP) - El teléfono portátil entra discretamente en el mundo del lujo y cuenta con hacerse un hueco entre los selectos objetos de alta gama, según lo expuesto en Baselworld, el mayor salón mundial de relojería y bisutería actualmente abierto en la ciudad suiza de Basilea.

Perdida entre los innumerables pabellones de Baselworld, la marca Vertu -propiedad del número uno mundial de la telefonía, el finlandés Nokia- presenta sus teléfonos portátiles como auténticas joyas, con precios que parte de los 3.600 euros y llegan a los 72.000.

Su modelo más prestigioso cuesta 191.000 euros y es una edición limitada con rubíes y esmeraldas, realizada en colaboración con la marca francesa Boucheron.

"Nos hemos duplicado desde el año pasado", explica el director de Vertu para la región de Asia-Pacífico, Giles Rees, absteniéndose sin embargo de dar cifras concretas.

Vertu no sólo ha ampliado su clientela sino que ha logrado que ésta le sea fiel hasta en el 50% de los casos y vuelva a repetir con otro de sus lujosos portátiles cuando deja el anterior.

Además, la ralentización económica esperada durante el presente año debido a la crisis de los créditos inmobiliarios de riesgo estadounidenses ("subprime"), tampoco parece tener visos de afectar a la marca.

"Todo el mundo está un poco nervioso" respecto a las repercusiones de la crisis "subprime", dice Rees si bien admite que el sector de la alta gama no debería verse afectado por esa tendencia.

La ralentización debería afectar sobre todo a la gama de precios que oscilan entre los 2.000 euros, una gama abordable para la clase media que financia sus compras con las primas o las pagas extraordinarias de fin de año.

Vertu, por su parte, contempla una posible alianza con una marca de relojería para el desarrollo de su sector de telefonía portátil, en el que en 2007 se vendieron más de 1.100 unidades en todo el mundo.

"Nuestra marca aún es joven y seguramente necesitamos desarrollar nuestro propio nombre", reconoce Rees.

Pero Vertu no es la única empresa del sector de los teléfonos portátiles de alta gama. Las italianas Prada o Giorgio Armani ya comercializan sus teléfonos portátiles bajo sus propias marcas.

La marca suiza Tag Heuer también prevé lanzarse en este prometedor sector a partir del segundo semestre de 2008.

Además, la fiebre de la diversificación también ha contagiado a marcas tradicionales de la relojería como Omega. Mientras tanto, la marca número uno mundial del sector, la suiza Swatch, ya vende joyería y bisutería e incluso podría lanzar su propio perfume en 2009.