Mayor radiotelescopio del mundo conecta primeras antenas

SANTIAGO (AFP). Dos de las 66 antenas que compondrán el Gran Conjunto de Radiotelescopios de Atacama (ALMA, en inglés), el mayor complejo de radioastronomía en construcción en el norte de Chile, fueron conectadas con éxito, logrando observar el planeta Marte, informó hoy miércoles el Observatorio Austral Europeo (ESO).

La integración de las dos antenas astronómicas de 12 metros de diámetro se realizó el 30 de abril pasado, cuando fueron sincronizadas con una precisión de un millonésimo de millonésimo de segundo, para observar el planeta Marte.

Ese día se observaron las primeras 'franjas interferométricas' de una fuente astronómica, es decir, se consiguió combinar las señales de ambas antenas en una sola, permitiendo una resolución angular mayor.

La prueba constituye un hito en la construcción del mayor radiotelescopio del mundo, en el Llano Chagnantor, a 5,200 metros de altura, el sitio más alto donde se ha levantado un radiotelescopio, cerca del poblado de San Pedro de Atacama, a unos 1,600 km al norte de Santiago.

"Se escogió al planeta Marte como un candidato adecuado para las observaciones, las que demostraron la completa funcionalidad y conectividad del equipamiento técnico de ALMA", dijo una nota de prensa de ESO, que junto a instituciones de Estados Unidos y Japón llevan adelante el proyecto ALMA.

" Este es otro importante paso adelante para ALMA, que demuestra que los varios componentes del equipamiento técnico pueden trabajar bien de manera conjunta", señaló por su parte el director del proyecto Thijs de Graauw, citado en la nota de prensa.

Las dos antenas forman parte de un conjunto de 66 aparatos de 12 metros y 7 metros de diámetro, que observarán al unísono el Universo como un único y gran telescopio gigante, con una resolución 10 veces superior al telescopio espacial Hubble.

La radioastronomía explora el Universo a través de las ondas radiales de galaxias, estrellas, quasares y otros cuerpos, con ventaja respecto de los telescopios ópticos, que capturan la luz a través de espejos, lo que permite observar las zonas más remotas del Universo.

El conjunto de antenas debería comenzar sus operaciones en 2011, centrando sus observaciones en los cuerpos celestes más antiguos del Universo.

El proyecto comenzó a construirse en 2003 y tiene un presupuesto estimado de más de 600 millones de dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes