Meteorólogos utilizarán redes sociales en temporada de huracanes

Fort Lauderdale (EFE). El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. utilizará las redes sociales como herramienta de información en la temporada de ciclones del Atlántico que comienza el próximo 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre.

Bill Read, director del CNH, dijo hoy en una entrevista con Efe que ese organismo está en Facebook desde enero pasado y planean crear una cuenta en Twitter, siendo esta "la primera vez que el Servicio de Meteorología usaría esa red social". "Estoy en el proceso de tratar de crear una cuenta en Twitter donde las personas puedan tener información actualizada sobre los avisos que emitimos de las tormentas y de esa forma puedan ir a nuestro sitio en Internet", adelantó Read.

El CNH, con sede en Miami, debutó en Facebook el 7 de enero con el siguiente mensaje: "estamos muy entusiasmados de ser parte" de esta red social y "muy ocupados preparándonos para la temporada de huracanes de 2011".

En su página de Facebook con más de 5,000 seguidores, el CNH ha publicado las diversas actividades que realiza y los foros en los que sus integrantes participan a nivel nacional, fotos de los aviones caza huracanes y las teleconferencias con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

El papel de las redes sociales es uno de los asuntos que se analiza hoy en la Vigésimoquinta Conferencia Anual de Huracanes del Gobernador que se celebra en Fort Lauderdale, al norte de Miami, con participación de organismos públicos y privados de todo el país.

De hecho, uno de los talleres de la conferencia "Red social: la nueva manera de comunicarse durante emergencias", organizado por Dave Bujak, el coordinador de manejo de emergencias de la Universidad Estatal de Florida, profundizará en la importancia de su empleo.

"Una de las mayores lecciones aprendidas recientemente en emergencias en la universidad es que, nos guste o no, las redes sociales serán utilizadas por sus ciudadanos para comunicarse durante las emergencias", dijo Bujak.

Los meteorólogos están convencidos de lo útil que será esa nueva herramienta de información en la temporada de huracanes de 2011 en el Atlántico cuando se prevé la formación de 16 tormentas y 9 huracanes de los cuales cinco tendrían vientos superiores a los 138 kilómetros por hora.

El pronóstico de una temporada menos activa que la de 2010 fue emitido en abril pasado por Philip J. Klotzbach y William M. Gray, meteorólogos del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Colorado.

La Administración Nacional de Atmósfera y Océanos de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés), divulgará su vaticinio oficial el próximo jueves en Maryland.

Pero, el director del CNH dijo a Efe que persisten algunos factores que han propiciado un activo movimiento en la cuenca atlántica como la llamada "multidécada tropical".

Desde que se tiene registro de los huracanes se ha observado que hay décadas con mucha actividad y otras por debajo de lo normal.

El actual periodo de gran actividad ciclónica comenzó en 1995 y generalmente dura de 20 a 30 años.

A ello se suman las elevadas temperaturas de las aguas en el mar Caribe y en el Atlántico.

"Esto en términos generales ocasionaría que tuviéramos más huracanes que en una temporada promedio", explicó Read.

En una temporada promedio se forman once tormentas y seis huracanes, incluidos dos de categoría tres o mayor en la escala de intensidad Saffir-Simpson, que va del uno al cinco.

Read, por otra parte, manifestó de nuevo su preocupación por Haití y los impactos que tendría un huracán en el país caribeño, que aún intenta recuperarse de la devastación ocasionada por un terremoto en el 2010.

"Mi mayor preocupación, al igual que el año pasado, es Haití. El proceso de recuperación está muy lejos de concluir después del terremoto y la situación de las personas que permanecen en tiendas en campamentos es precaria para esta temporada", advirtió el meteorólogo.

Haití fue devastada por un poderoso terremoto de 7 grados en la escala de Richter el 12 de enero de 2010, que dejó unos 300,000 muertos, igual número de heridos y cerca de un millón de damnificados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes