NASA posterga aterrizaje del transbordador espacial

CABO CAÑAVERAL, Florida, EU (AP) El transbordador espacial Endeavour y sus siete astronautas continuarán en órbita un poco más de lo planeado, luego que vientos potencialmente peligrosos y previsiones de tormentas forzaron al Control de la Misión a suspender el primer intento de aterrizaje del domingo, pero mantuvieron el segundo, más tarde.

El segundo intento está previsto para la tarde del domingo en el Centro Espacial Kennedy de la Florida. La NASA espera que el clima mejore para entonces.

Si no es así, se espera buen clima todo el día en la pista de aterrizaje de emergencias de la NASA, al otro lado del país, en la Base Aérea Edwards, en California.

El Endeavour y su tripulación ponen fin a un viaje de 16 días en el cual remodelaron la estación espacial internacional, dejándola lista para tripulaciones más grandes. Asimismo, trae de regreso a casa al astronauta Gregory Chamitoff, quien había estado en la plataforma orbital desde fines de mayo.

Previamente, los administradores de vuelo de la NASA habían autorizado el domingo al transbordador para que regrese a la Tierra.

Para el aterrizaje hay cuatro posibilidades, dos en la Florida y dos más en California y los gerentes de vuelo de la NASA esperan hacer un máximo de tres intentos el domingo antes de aplazar el esfuerzo de aterrizaje hasta el lunes.

"Vamos a estar evaluándolo para asegurarnos que sea un buen sitio, un lugar seguro para que aterricen", indicó el director de vuelos de la agencia espacial estadounidense, Bryan Lunney.

La tripulación del Endeavour tiene suficientes suministros para durar en órbita hasta el martes, pero las autoridades de la NASA desean que la tripulación esté en tierra a más tardar el lunes.

Los gerentes de la NASA prefieren que la nave aterrice en la Florida, pues es la sede del programa orbital, y evitaría que la agencia espacial tenga que gastar 1,8 millones de dólares para trasladar el transbordador a la Florida en el lomo de un avión Boeing 747 adaptado.

Mientras tanto, una nave de carga rusa trajo regalos de Navidad e insumos vitales a la estación.

El vocero de la control de misión, Valery Lyndin, dijo que la nave no tripulada Progreso M-01M se unió sin problemas a la estación.

El cosmonauta Yuri Lonchakov se encargó de la conexión manualmente, luego de que un sistema automático acercó la Progreso a unos 20 metros (yardas). No se especificaron las razones por las que el atraque se hizo manualmente.

La M-01M tiene una computadora nueva, sistemas telemétricos completamente digitales y varias mejoras respecto a los modelos viejos.

La Progreso trajo combustible, oxígeno y agua, así como equipo, herramientas y artículos personales para Lonchakov y sus dos compañeros estadounidenses.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes