Nacer semanas antes puede retrasar desarrollo infantil

CHICAGO (AP). Los bebés que nacen unas cuantas semanas antes de la fecha prevista tienen más probabilidades de mostrar problemas de desarrollo y conducta cuando llegan al jardín de infantes, según un estudio realizado a 160,000 niños.

La investigación se agrega a evidencia reciente sobre posibles riesgos que corren los infantes que nacieron en la última etapa, que hasta hace poco no eran considerados prematuros.

Asimismo, destaca los argumentos contra aquellos nacimientos por cesárea que son programados con una anticipación de algunos días por conveniencia de los médicos y las madres.

El estudio fue revelado el lunes en la edición de abril de la revista Pediatrics.

Los bebés incluidos en el estudio, que nacieron a las 34 y 36 semanas de embarazo, tienen un 36% de posibilidades de tener retrasos en su desarrollo y dificultades de aprendizaje cuando asistan al jardín de infantes que aquéllos que nacieron entre las 37 y 41 semanas de embarazo, que es cuando se completa el período de gestación.

Casi más de 4% de los bebés prematuros por unas cuantas semanas mostraron retraso en su desarrollo en comparación con un 3% de otros infantes. Eso significaría que unos 14,000 de unos 360,000 bebés que nacen semanas antes cada año en Estados Unidos se ven afectados.

Aunque el exceso de riesgo es notable, esto no debe provocar alarma porque mayormente los prematuros no tienen problemas de desarrollo, dijo el doctor Steven Morse de la Universidad de Florida.

Sin embargo, Morse dijo que los médicos obstetras, los pediatras y los padres deberían estar conscientes de esos bebés podrían tener retrasos en vista de que "mientras nos demos cuenta con mayor antelación es más fácil que podamos hacer algo".

Los niños que nacen con una anticipación ligera por lo general pertenecen a familias de bajos ingresos, con madres menos educadas, pero Morse dijo que aún tomando en cuenta esos factores las diferencias no cambiaron los resultados.

Otros estudios señalan que el cerebro continúa con su proceso de maduración en el último mes del embarazo y que los bebés nacidos un mes antes tienen cerebros más reducidos que aquellos nacidos en el tiempo completo de gestación.

Los nuevos resultados se agregan a la evidencia que, aún con escasas semanas de anticipación, "la maduración es un proceso constante", afirmó el doctor William Engle, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, quien no participó en el estudio.

"Parece que no existe un momento mágico durante la gestación en que se detiene el desarrollo", agregó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes