Neoyorquinos hicieron fila para comprar el nuevo iPhone

NUEVA YORK (AFP) - Los neoyorquinos acudieron masivamente este viernes a la tienda principal de Apple sobre la Quinta Avenida de Manhattan para comprar la última versión del celular iPhone 3G puesta en venta por Apple.

Una docena de empleados de Apple con camisetas color naranja aclamaron y aplaudieron a unos mil fanáticos del producto que desde la madrugada --algunos incluso desde la noche anterior-- hicieron fila para ser los primeros.

El iPhone 3D es un teléfono celular capaz de navegar en internet y dotado de una gran pantalla táctil cuya tecnología permite consultar internet dos veces más rápidamente que el primer modelo lanzado por Apple en 2007.

Las ventas comenzaron a las ocho de la mañana en las tiendas de Apple y ATT de todo el país. El primero en salir sonriente con un iPhone 3G en la mano fue David Yoo, un neoyorquino de 24 años, que había llegado a la medianoche.

"Estoy muy contento", dijo Yoo a los reporteros al salir de la tienda 16 minutos después de haber entrado a las ocho en punto. "Voy a llamar a mi madre", comentó.

Explicó que había comprado el nuevo teléfono "por la velocidad de internet y por el GPS", el sistema de orientación incluido en el nuevo modelo.

"También me gustan las aplicaciones, tanto como el teléfono", dijo, antes de admitir que venderá por internet el viejo modelo de iPhone que compró el año pasado. Su 3G tiene 16 gigas de memoria y le costó 299 dólares.

Jason Rappaport, otro neoyorquino, de 27 años, no tuvo que pasar la noche haciendo cola. Llegó a las cinco de la mañana y también fue de los primeros en salir con el codiciado aparatito: a las 8h45 ya tenía su nuevo iPhone 3G.

"Lo más importante para mí es la velocidad de internet, porque el modelo anterior era demasiado lento", dijo. "El GPS también es importante, uno sale del metro sin saber bien dónde está, y con sólo apretar el botón uno queda orientado".

Rappaport dijo que regalará el viejo modelo a su madre o hermana. "Pero el nuevo lo precisaba, porque soy un fanático de las novedades tecnológicas".

Entre la gente que miraba a los compradores eufóricos salir de la tienda de cristal casi frente a Central Park, había dos chicos franceses, Clément y Jonas, que por su vestimenta parecían salidos de una discoteca.

Llegaron a las cuatro de la mañana y afirmaron que habían tomado "mucho café". Tenían un cartel que proponía: "Cambio mis pantalones rojos pour su viejo iPhone (en serio)".

"El día está muy lindo, el evento es enorme, y si podemos ganarnos un iPhone estaría muy bien", dijo Jonas a la AFP. "Pero por ahora no tuvimos suerte".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes