Nueva MacBook antepone el estilo a un precio accesible

NUEVA YORK(AP). El plástico solía ser visto como el material elegante del futuro. Hoy es considerado como un material feo y barato del pasado, como lo confirma la nueva MacBook de Apple.

Apple Inc. se deshizo del plástico al diseñar su nueva línea de computadoras portátiles que fueron puestas a la venta la semana pasada. Apple ahora hace la parte superior del chasis a partir de un bloque sólido de aluminio, trabajado hasta que queda en una décima parte de su masa original.

El resultado es una máquina con la elegancia apabullante de un rascacielos modernista, toda cristal y metal. Lo único donde se empleó plástico fue en las teclas, el logotipo de Apple en la tapa, los cojinetes antiderrapantes en el fondo y parte de la bisagra entre la base y la pantalla.

Todo el metal empleado genera un resultado agradable tanto a la vista como al tacto. ¿Pero en verdad es algo que queremos de Apple?

La empresa tiene el mejor desempeño de su historia, copando un 9,5% del mercado de computadoras estadounidense, de acuerdo con la firma Gartner Inc.

Hace 10 años, esa cifra era de alrededor del 3%. Y no es por desestimar los equipos de Apple, pero las razones para ese éxito obedecen a sus programas, que son fáciles de usar y están bien integrados con los equipos y los servicios en línea de Apple.

Una de las mejores formas de tener acceso al sistema operativo X de Apple es su línea de computadoras más barata, la MacBook. El director general de Apple, Steve Jobs, la ha señalado como la computadora con más ventas de Apple.

Sin embargo, con un costo de 1.300 dólares, su versión de aluminio es casi el doble de cara que una portátil que corre Windows, con un equipo similar. Ese es un precio alto para tener buenos programas.

Desafortunadamente, al dar a conocer sus nuevas portátiles la semana pasada, Apple decidió hacer sus equipos más elegantes y modernos, en lugar de reducir precios.

Aunque atrajo para su línea de consumo algunas de las características de sus sistemas profesionales más caros, decidió hacer eso en lugar de acercar esa línea al nivel de precios de las computadoras que corren Windows.

Y ahora que la MacBook anterior _ llamada ahora "MacBook blanca" porque mantiene su exterior de plástico _ se vende con un descuento de 100 dólares, la más barata de las MacBook metálicas tiene un precio 200 dólares mayor que las de plástico.

Ese precio contempla algunas características nuevas excelentes, aunque persisten algunas deficiencias en el paquete de la MacBook.

La nueva MacBook tiene la misma pantalla de 33,78 centímetros (13,3 pulgadas) que la blanca, aunque ahora es iluminada con diodos en lugar de tubos fluorescentes. Ello significa que alcanza su mayor brillantez mas rápidamente y aumenta levemente la duración de sus baterías.

El panel sensible para manejar el cursor en pantalla ahora es enorme y cubierto con cristal, lo que es placentero al tacto. Además, se elimina el botón, dejando sus funciones de cliqueo a las esquinas del panel.

Hay mejores gráficos, un indicador de batería externo, activado con un botón que ilumina una serie de diodos. El nuevo modelo pesa 2,04 kilogramos (4,5 libras), con hasta cinco horas de duración de la batería, aunque su uso continuo la reduce a hora y media.

A pesar de sus ventajas, Apple sigue sin incluir un lector de tarjetas, lo cual se compensa mediante sus dos puertos USB, del lado izquierdo. Sin embargo, ello podría complicar el uso externo de ratones USB por parte de personas diestras.

Sistemas comparables en Windows, algunos con capacidades mayores de disco duro y características más avanzadas, pueden ser adquiridos por 100 dólares menos, con carcaza de plástico, por supuesto.

En resumen, la nueva MacBook es excelente, pero no necesariamente la más recomendable para quienes buscan una portátil nueva, a menos que se quieran específicamente programas de Apple, por lo cual sería mejor comprar la MacBook blanca, de mil dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes