Pequeños fabricantes de autos eléctricos buscan sobrevivir

DETROIT (AP). Varios fabricantes pequeños de automóviles están muy activos en el desarrollo de vehículos impulsados por electricidad, pero enfrentan un camino cuesta arriba al tratar de desafiar a las grandes compañías como Toyota y General Motors en la carrera por el mercado de los llamados automóviles verdes.

Tesla Motors Inc. y Fisker Automotive, dos empresas con sede en California, están mostrando sus automóviles esta semana en la Exhibición Internacional del Automóvil de Norteamérica, atrapando la atención con vehículos eléctricos que combinan la protección ambiental con el atractivo de los automóviles deportivos.

Tesla, que empezó en 2004, expuso su automóvil abierto Roadster, de dos asientos y totalmente eléctrico durante la muestra en Detroit. Su director general Elon Musk tenía previsto bosquejar el martes el futuro de su compañía con un discurso ante analistas del sector automovilístico.

Por su parte, Fisker expuso la versión de producción en serie de su sedán de lujo Karma, de 87,900 dólares. El automóvil, de cuatro asientos, tiene paneles solares y capacidad para recorrer 50 millas (80 kilómetros) antes de recurrir a un motor de gasolina. Fisker, que espera que el Karma salga de la línea de producción en octubre, también develó su Karma S, un automóvil descapotable que se espera que llegue al mercado en 2011.

"Realmente no tenemos ninguna competencia, por lo menos en los próximos dos años" en el segmento de autos de lujo, declaró Henrik Fisker, fundador de la compañía. "Es capaz de andar 50 millas sólo con electricidad y luego manejar como un automóvil normal, como un híbrido normal. No hay ningún otro automóvil que pueda hacer eso".

Haciendo al lado la jactancia, estos pequeños fabricantes despiertan mucho escepticismo. Muchos ponen en duda si las compañías enfocadas en nichos del mercado podrán sobrevivir a la actual reducción del mercado automovilístico estadounidense. La reciente dificultad para la obtención de créditos es clave para financiar su crecimiento futuro.

"No importa lo que (el automóvil) haga. No importa lo que esté bajo el capó. No se pueden vender ahora en Estados Unidos decenas de miles de automóviles de 84,000 dólares", opinó Shai Agassi, fundador y director ejecutivo de Better Place, una compañía con sede en Palo Alto, California, que desarrolla redes para vehículos eléctricos. "La gente que estaba en ese mercado no está comprando ya".

"Ya era un camino difícil para ellos y las cosas se pusieron aún más difíciles", afirmó Brian Fan, director de investigación para la firma de inversión CleanTech Group, con sede en San Francisco.

Tanto Tesla como Fisker están buscando un financiamiento significativo del programa de préstamos del Departamento de Energía, de 25,000 millones de dólares, para desarrollar vehículos avanzados. El gobierno federal saliente no ha anunciado ninguna concesión relacionada con el programa todavía.

Para hacer las cosas aún más difíciles a los recién llegados, General Motors espera introducir al mercado en 2010 su Chevrolet Volt, un vehículo eléctrico de rango extendido. Toyota bosquejó planes en Detroit de traer un automóvil totalmente eléctrico para 2012.

Brian Wynne, presidente de la Asociación de Transporte Eléctrico, opinó que los diseñadores de autos eléctricos tendrán un aliado en el presidente electo Barack Obama, quien se ha fijado la meta de que Estados Unidos tenga un millón de vehículos híbridos para 2015. Obama fue uno de los primeros partidarios de dar descuentos impositivos de hasta 7,500 dólares a los usuarios de estos vehículos cuando fue senador federal.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes